Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 23 de Octubre de 2019

Otras localidades

Blanca Portillo: "Deseo que la política intervenga poco en la cultura"

La actriz estrena en el Centro Dramático Nacional 'Madre coraje', de Bertolt Brecht, dirigida por Ernesto Caballero

Imagen de 'Madre coraje' /

Con un poco de suerte saldremos ganando. ¡Pero si somos los vencidos! ¿Quiénes son los vencidos? Las victorias y las derrotas de los poderosos y de los de abajo no son siempre las mismas. Incluso hay veces que las derrotas son ganancia para los de abajo. Son palabras de Ana Fierling, la cantinera de Madre Coraje de Bertolt Brecht, y en ellas se concentra gran parte de la esencia de esta mujer enorme y contradictoria, uno de los grandes personajes femeninos del teatro universal. Fierling es esa mujer que no quiere que finalice la guerra porque de ella depende su negocio, aunque esa misma guerra se cobre la vida de sus hijos.

Ernesto Caballero, director del Centro Dramático Nacional, dirige el texto de Brecht, que estrena este viernes en el Teatro María Guerrero, y explica que "la riqueza del personaje estriba en la encrucijada de contradicciones en que se desenvuelve". En su opinión, Brecht es "un maestro de la paradoja y la ironía, y transfiere el reconocimiento de la heroína al patio de butacas: el público contempla la ceguera de Madre Coraje e, inevitablemente, extrae sus propias consideraciones al respecto".

Blanca Portillo es Ana Fierling, Madre Coraje. Este martes, en la presentación de la obra, la actriz explicaba que nunca pensó que se enfrentaría a este personaje que "todo el mundo parece conocer". Portillo contaba que no había querido leer ni ver nada acerca de la obra, y que sólo guardaba en su memoria el recuerdo de haber visto a Rosa María Sardá interpretando ese papel. La Sardá interpretó la Madre Coraje de Brecht en una puesta en escena de Lluís Pasqual sobre la versión de Buero Vallejo. Se estrenó el 5 de febrero de 1986, también en el Teatro María Guerrero.

Para la actriz, llevar a escena este texto en estos tiempos no puede ser más oportuno: "lo que cuenta la función está hoy, con perdón de la expresión, cagao y pintao", porque "no tenemos tan cerca las guerras de las bombas y las ametralladoras, pero tenemos guerras comerciales, de intereses, guerras mediáticas y manipulación, (tenemos) a quienes les interesa que exista la guerra y a quienes viven de ella".

(c) marcosGpunto / CDN

La actriz añadía que el texto de Brecht plantea cuestiones como "y yo qué pinto, y yo qué hago, soy capaz de juzgar desde el sofá de mi casa, pero en qué contribuyo a que exista o no existan (esas guerras), cuál es mi posición como ser individual y como parte de un colectivo de ciudadanos". Una opinión que suscribía Ernesto Caballero, para quien Brecht, más allá de plantear en Madre Coraje un alegato antibelicista, lo que hace es "hablar de nuestra propia responsabilidad en circunstancias injustas y adversas, nos interroga acerca de si es posible el heroísmo hoy día y si es posible la filantropía: quién puede ser bueno, qué es ser bueno y cuándo se dan las circunstancias para ser moralmente aceptable".

"Brecht no escribió Padre Coraje, sino Madre Coraje", explicaba Blanca Portillo, que hacía también una lectura de género del personaje de Brecht: "Eso está en la función y esa lectura también hay que hacerla hoy. La mujer como la que tira del carro, la que tira de una familia en un mundo absolutamente testosterónico; en un mundo masculino hay cuatro mujeres que son como islas en medio de ese océano masculino que lo va barriendo todo". 

Otras guerras, las culturales

Blanca Portillo no sólo hablaba de las guerras económicas o comerciales actuales, cuya existencia dota de vigencia el texto de Brecht, también hablaba de las culturales. Blanca Portillo fue una de las voces más críticas frente a la decisión del gobierno de Manuela Carmena de separar del Teatro Español la dirección artística de las Naves de Matadero. La actriz también firmó hace unas semanas un manifiesto de apoyo a Carme Portaceli tras la decisión de la delegada de Cultura del ayuntamiento de Madrid, Andrea Levy, de no prorrogar su contrato al frente del Español. Días después, el alcalde de Madrid hacía público el futuro nombramiento de Natalia Menéndez como directora del teatro.

A preguntas de la Cadena SER acerca del nuevo escenario teatral en Madrid tras los cambios de gobierno, la actriz señalaba: "Me encantaría pensar que la cultura está poco intervenida por la política, deseo eso. Creo que la cultura es el patrimonio de la gente que se dedica a esto y cuando alguien es bueno haciendo lo que hace me da igual a qué partido pertenece y me encantaría que existieran políticos que no miraran eso, que simplemente valoraran a la gente haciendo su trabajo".

"Y, sobre todo", añadía la actriz y directora de escena, "me encantaría que nadie destruyera algo que alguien ha construido porque en cultura, cuando algo se destruye, es muy complicado reconstruirlo, todo lo que sea crecer, bienvenido sea, siempre que haya profesionales al mando de las naves". Para la Portillo, es necesario que "los políticos intervengan lo menos posible, que intervengan para poner el dinero y dignificar la profesión, para que nuestra cultura se pueda mover dentro y fuera del país".

Sobre la posibilidad de volver a gestionar un teatro público, tras su experiencia al frente del Festival de Teatro Clásico de Mérida hace unos años, la actriz contestaba: "No me lo he planteado, pero si algún día me lo planteo lo haré público sin ningún pudor". También admitía que no había recibido ninguna llamada de Marta Rivera de la Cruz acerca de los Teatros del Canal y señalaba: "No me han llamado, no (..) Yo es que en eso creo que soy muy ingenua y muy purista, pero basta que me llamen para que diga que no".

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?