Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 12 de Noviembre de 2019

Otras localidades

El CNIO crea los primeros ratones que viven más sin modificar sus genes

Por primera vez un equipo de investigadores ha logrado que nazcan ratones con telómeros más largos de lo normal sin modificar su código genético. Estos roedores viven de media un 13% más y no sufren cáncer ni obesidad

Un equipo de investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), lideados por la científica María Blasco, ha creado los primeros ratones nacidos con telómeros mucho más largos de lo normal en su especie.

Y estos animales viven más con mejor salud, por ejemplo, sin cáncer ni obesidad. Y lo más importante de todo: se ha logrado, por primera vez, aumentar de forma significativa la longevidad de los telómeros, sin tener que realizar antes ninguna modificación genética.

“Este resultado apoya la idea de que, a la hora de determinar la longevidad, los genes no son lo más importante”, destaca María Blasco, directora del CNIO en el trabajo que se acaba de publicar en la revista Nature Communications. Por lo tanto, la buena noticia es que “hay margen para alargar la vida sin alterar el material genético”.

Los telómeros conforman el extremo de los cromosomas, en el núcleo de cada célula del cuerpo. Su función es proteger la integridad de la información genética contenida en el ADN. Sin embargo, cada vez que las células se dividen los telómeros se acortan un poco, así que una de las principales características del envejecimiento es la acumulación de telómeros cortos en las células. “El acortamiento de los telómeros se considera uno de los indicadores de envejecimiento, dado que bastan los telómeros cortos para provocar el envejecimiento del organismo y reducir la duración de la vida”, se explica Blasco.

Pero hasta ahora todas las intervenciones sobre la longitud de los telómeros se han basado en alterar la expresión de los genes, mediante una u otra técnica.

Más viejos y sin cáncer

Estos ratones no sólo viven más tiempo, sino que además están más delgados y tienen menos cáncer. “Un hecho importante es que son más delgados de lo normal porque acumulan menos grasa. El daño en su ADN a medida que envejecen es menor y tienen una mejor función de sus mitocondrias, otro de los talones de Aquiles del envejecimiento”, explica la doctora Blasco.

En conclusión, “estos resultados sin precedentes demuestran que los telómeros más largos de lo normal en una especie tienen efectos beneficiosos, como una mayor longevidad, menos obesidad y una menor incidencia de cáncer.

Sin modificaciones genéticas

En concreto, la longevidad media de los ratones con telómeros hiperlargos es un 13% superior a lo habitual. Pero lo que más llamativo resulta a los investigadores es que el hallazgo abre la vía a prolongar la longevidad sin cambiar los genes del organismo.

La alteración bioquímica que facilita el alargamiento de los telómeros en la fase de pluripotencia es de tipo "epigenético", es decir, actúa como una anotación química que modifica el trabajo de los genes, pero no los altera en su esencia. Por lo tanto, ha bastado “con alargar el tiempo en que las células embrionarias se mantienen en pluripotencia para generar ratones con telómeros más largos, protegidos del cáncer y de la obesidad, y más longevos”, señalan los autores de este gran avance científico.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?