Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 11 de Diciembre de 2019

Otras localidades

LA VENTANA LA VENTANA La rapera Sara Socas en 'La Ventana'

A juicio la familia siria El Asad por el expolio de 600 millones en Siria

El juez propone juzgar al tío de Bachar El Asad y su familia por blanqueo de capitales "ilícitamente depredados"

Los acusados compraron más de 500 propiedades, sobre todo en la Costa del Sol, a través de sociedades y testaferros para ocultar el origen ilícito del dinero

Estragos de la guerra en Siria, que no cesa. /

El magistrado acusa a Rifaat El Asad, de 82 años, de ser el líder de un grupo criminal cuyas órdenes eran seguidas por sus esposas, hijos y testaferros y que se ha dedicado desde los años ochenta a ocultar, transformar y blanquear en distintos países europeos fondos "ilícitamente depredados".

Una vez acabadas la investigación del caso, el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata quiere sentar en el banquillo para que sea juzgado al exvicepresidente sirio Rifaat al Assad, tío del actual presidente Bachar El Asad, y a otras 13 personas, entre ellas ocho de sus hijos y dos de sus esposas, por pertenencia a una organización criminal que ha podido blanquear en España más de 600 millones de euros procedentes del expolio del Tesoro Nacional sirio.

Amenazas y crímenes de guerra

En el documento judicial, el magistrado relata que el exvicepresidente se marchó de Siria en 1984 y se concertó con su hermano, el entonces presidente Hafez al Assad, para esquilmar el Tesoro Nacional sirio, llevándose consigo 300 millones de dólares, de los cuales un total de 200 millones se habrían incluido en gastos de Presidencia, de los presupuestos oficiales sirios.

Los restantes 100 millones los obtuvo aumentando la deuda pública siria mediante un préstamo concedido por Libia, préstamo que se camufló entre las transacciones económicas entre los dos países, aumentando las importaciones desde este país.

El magistrado describe ademas en la década de los setenta habría obtenido ingentes recursos ilícitos de múltiples actividades delictivas como la extorsión, amenazas, contrabando, expolio de riquezas arqueológicas que luego vendió por todo el mundo, usurpación de inmuebles y tráfico de drogas. Todas estas actividades continuaron incluso durante los años de su exilio, utilizando personas afines que habrían permitido que se siguiera enriqueciendo con el monopolio de diversos ilícitos en Siria.

La residencia privada más grande después del Palacio de Buckingham

Rifaat al Assad, que vive entre Francia y Reino Unido y a quien el instructor ha tomado declaración en territorio galo en varias ocasiones, también está procesado en Francia por delitos económicos y desde 2013 se le investiga en Suiza por lesa humanidad por crímenes de guerra cometidos por el "régimen totalitario" de Siria en los ochenta, "especialmente las masacres de la ciudad de Hama y las de la cárcel de Palmira".

El juez describe otras jurisdicciones como Gibraltar, Suiza, Panamá, Jersey o Guernsey, entre otras, donde existen múltiples indicios de que también posee patrimonio. En Reino Unido tiene, entre otras propiedades, la residencia privada más grande después del Palacio de Buckingham.

Costa del Sol

 Las primeras adquisiciones de los Assad en España datan de 1986, con la compra de 244 plazas de garaje a través de una sociedad gibraltareña. El dinero malversado de Siria, explica el juez, lo fue invirtiendo en inmuebles y negocios en la provincia de Málaga, especialmente en puntos estratégicos de la Costa del Sol.

La investigación judicial le atribuye en España 507 propiedades por valor de 695 millones de euros; una de las fincas, en la localidad de Benahavís, tiene 33 millones de metros cuadrados.

Según De la Mata, El Assad puso en marcha una estrategia de ocultación, transformación y blanqueo de todos esos capitales ilícitos en distintos países europeos. En el caso de España, ha ocultado su importante patrimonio a nombre de diferentes sociedades administradas por sus ocho hijos y por dos de sus esposas.

Una perfecta coordinación

El auto del juez detalla el rol de cada una de estas personas dentro de la organización criminal, donde destaca el papel de los hijos y también "el apoyo determinante de legiones de asesores en todas las fases de su implementación para la ocultación, transformación y blanqueo de todos esos capitales".

La clave del éxito durante tantos años de su estrategia criminal, según el magistrado, "ha sido precisamente el reparto de tareas y la perfecta coordinación entre todos los miembros de la organización: el padre y líder, Rifaat al Assad, parapetado tras todos los demás"; esposa e hijos al frente de las sociedades y los testaferros que eran "personal de la casa" y de la máxima confianza de la familia.

El instructor considera que las inversiones multimillonarias realizadas en España por el grupo de El Assad carecen de justificación, con operativas presididas por la más absoluta opacidad y con una estructura de cientos de sociedades pantalla que tiene como única finalidad facilitar el blanqueo de capitales.

Justificación con regalos

La familia trató de justificar ante el juez que los bienes proceden de regalos de la familia real de Arabia Saudí, pero el juez desdeña este argumento, ya que la investigación ha acreditado que las adquisiciones inmobiliarias de los El Assad no proceden de donaciones saudíes.

Además, el instructor menciona tres embarcaciones vinculadas a la familia Al Assad, la compra de un avión privado Boeing 727 propiedad de Rifaat, así como varios vehículos blindados y otros de alta gama, todas ellas propiedades de lujo fuera del alcance económico incluso de personas con alto poder adquisitivo, "únicamente disponibles a personas multimillonarias".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?