Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 11 de Diciembre de 2019

Otras localidades

LA VENTANA LA VENTANA La rapera Sara Socas en 'La Ventana'

El reto más difícil de 'El Hormiguero': freír un huevo desde un coche a dos ruedas

Tras un susto durante los ensayos, los especialistas completaron el reto con éxito

El especialista completó con éxito la prueba. / Antena 3

Desde que se estrenara en septiembre de 2006, los seguidores y seguidoras de El Hormiguero han sido testigos de algunos de los retos más inverosímiles del mundo en horario de máxima audiencia. Desde el día que lanzaron un globo gigante con 500 litros de agua sobre un vehículo para ver si conseguían lavarlo hasta el momento en el que Pilar Rubio destrozó su propio récord de apnea.

A todos estos retos extravagantes hay que añadirle uno nuevo, que se produjo este miércoles, que ya es considerado por muchos como uno de los más complicados de los últimos años. Aprovechando la visita del cocinero Alberto Chicote, el equipo dirigido por Pablo Motos decidió llevar a cabo "el reto culinario más difícil" que se ha llevado a cabo en el plató de Antena 3.

Un accidente empañó los ensayos

Un reto que comenzaba con un pequeño susto en los ensayos. Así lo demostraba el programa a través de las redes sociales, donde explicaba que el especialista había tenido un accidente con el vehículo apenas unas horas antes de realizar la maniobra en directo: "A pesar del accidente de esta tarde, Patrick Folco va a hacer una maniobra culinaria muy extrema ¡Estad atentos!".

Sin embargo, a la hora de la verdad, todo salió sobre ruedas. Después de presentar la prueba tanto al invitado como a la audiencia, el especialista se subió al vehículo y lo puso a dos ruedas tras coger un poco de velocidad. Una vez hecho esto, Patrick Folco sacó una sartén del interior del vehículo y la acercó sobre el círculo de fuego creado para la ocasión.

Éxito a la hora de la verdad

Y sobre la sartén había un huevo que comenzó a freírse mientras el especialista avanzaba por el círculo con soltura. Después de varias vueltas, y de que el huevo se friera por completo, el especialista aparcaba el coche y ofrecía el huevo frito a Pablo Motos y Chicote. Puede que no fuera perfecto, ni que tuviera puntilla, pero fue un huevo cocinado desde un coche a dos ruedas sobre un círculo de fuego.

Después de recibir el huevo frito, que asemejaba a una tortilla francesa, Chicote le echó un poco de sal y Pablo Motos lo probó. También el propio especialista, quien rebañaba la sartén para disfrutar de su creación: "Es que no he comido". Por lo tanto, y después de un ensayo en el que las cosas no salieron como debían, el especialista completó con éxito uno de los retos más complicados de la historia de El Hormiguero.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?