Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 06 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Sancionado un guardia civil de Melilla por inventarse un rescate heroico

Aseguró ante los medios y en el parte de servicio que había sacado a rastras a varios menores de una cueva en llamas

Los testigos revelaron que ese rescate no había ocurrido: los menores salieron de la cueva sin ayuda de nadie

Explicó su experiencia heroica ante la prensa, fue felicitado por el Delegado del Gobierno e incluso fue propuesto para una condecoración, pero todo era mentira. El Tribunal Supremo ha confirmado una sanción de diez días para un agente de la Guardia Civil de Melilla por inventarse que rescató heroicamente a varios menores de edad de una cueva incendiada, reflejando además esa falsedad en el parte del servicio.

El falso rescate tuvo eco en la prensa: "La verdad es que no me lo pensé. Entre la humareda pude coger a dos que estaban en el suelo, los arrastré a la salida como podía", dijo el propio agente en declaraciones a los medios. Llegó a estar propuesto para la Cruz del Mérito de la Guardia Civil con distintivo rojo "al haber puesto en grave riesgo su propia vida".

La Guardia Civil descubrió el engaño después de escuchar la versión de otros testigos, entre ellos de su compañero de patrulla y de los menores supuestamente auxiliados. La realidad es que el agente sancionado "intentó asomarse al interior de la cueva, gritó para saber si había alguien dentro y saltaron en ese momento del interior de la cueva los tres menores, llenos de hollín semiinconscientes a causa del humo aspirado...", añadiendo otros testigos que su uniforme "estaba impoluto".

No hubo rescate heroico pero el Tribunal Supremo sí ha decidido confirmar la sanción que le impuso el Teniente General Jefe del Mando de Operaciones Territoriales: diez días de haberes con suspensión de funciones por una falta muy grave. Además de relatarlo ante la prensa, el falso rescate también acabó reflejado en el parte después de que él informara verbalmente a sus superiores.

"Un beneficio personal"

El Tribunal Supremo, con el magistrado Francisco Menchén como ponente, confirma la sanción y explica que existió "intencionalidad" en la mentira, no un simple "error de apreciación o juicio ni a falta de conocimiento u olvido", siendo evidente para el alto tribunal "la intención de obtener un beneficio personal a costa de su mendacidad".

La sentencia recuerda, además, que "como militar, el guardia civil está sometido a un deber de veracidad en relación con su actuación derivado de las misiones que tiene encomendadas".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?