Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 23 de Febrero de 2020

Otras localidades

Frenar cuando estás cerca del radar no sirve de nada con el nuevo dispositivo de la DGT

El nuevo método para detectar los excesos de velocidad se basa en la colocación de un cinemómetro móvil tras el radar fijo

Los radares que aspiran a cambiar las reglas del juego. /

Hace apenas unas semanas, concretamente el pasado mes de noviembre, la Dirección General de Tráfico (DGT) daba a conocer las infracciones más frecuentes en vías convencionales. Todo ello a través de un estudio, publicado en base a los resultados obtenidos durante su última campaña, mediante el que revelaba que conducir bajo el efecto del alcohol y las drogas, el uso del teléfono móvil al volante y el exceso de velocidad eran las vulneraciones más recurrentes al volante.

Por esa misma razón, y con el objetivo de reducir la preocupante cifra de 1.200 muertos en las carreteras y más de 500 en vías urbanas de las ciudades, el director general de la DGT, Pere Navarro, trabaja en una serie de medidas para revertir la situación. Desde sanciones de hasta seis puntos del carné por utilizar el móvil al volante hasta una nueva serie de radares para controlar el tráfico.

Así es el 'radar en cascada'

Entre estos radares destaca uno, que ha comenzado a probarse en distintas ciudades del país durante los últimos meses, que ha sido diseñado para evitar que se reduzca la velocidad antes de llegar a un radar fijo de forma repentina. Es conocido como el radar en cascada y consiste en colocar un cinemómetro móvil tras el radar fijo para detectar los excesos de velocidad.

De esta manera, cada vez que el conductor o conductora trate de acelerar más de la cuenta tras superar un radar, el cinemómetro móvil registrará el exceso de velocidad y multará al infractor o infractora. Así, la Dirección General de Tráfico pretende acabar con la costumbre de llegar a un radar, frenar y volver a acelerar una vez lo hayamos pasado.

Una experiencia piloto que podría dar el salto al resto del país

Sin embargo, por el momento no es más que una experiencia piloto que ha comenzado en la Diputación Foral de Navarra.  En base a los resultados de esta prueba, la DGT extenderá este tipo de radar a todo el país o los suprimirá por completo. No obstante, y teniendo en cuenta que este tipo de radares son mucho menos costosos para la DGT que lo que supone un radar de tramo, es una opción a tener en cuenta.

¿Sabías cuál es el margen de error aplicado actualmente? Todo depende de si se trata de un radar móvil o un fijo, tal y como explica la asociación de Automovilistas Europeos Asociados (AEA) en base a la última normativa aprobada en 2010. En el caso de los radares móviles, el margen de error sigue la conocida como ‘norma de tolerancia 7'.

El margen de error de los radares

Es decir, los radares móviles aplican un margen de error de 7 kilómetros por hora en vías cuya velocidad máxima sea inferior a 100 kilómetros por hora. Por lo tanto, el radar nos comenzará a sancionar a partir de 58 km/h en una zona limitada a 50 km/h. En caso de que la velocidad máxima supere los 100 kilómetros por hora, se aplicará un margen del 7%. Así, todos aquellos turismos que viajen a más de 117,7 km/h en una vía fijada en 110 recibirán una multa en sus respectivas casas.

En el caso de los radares fijos, la DGT reduce el margen de error a apenas cinco kilómetros por hora en caso de las carreteras con una velocidad máxima permitida a 100 km/h y el 5% si la velocidad máxima supera dicha cifra. Por lo tanto, un radar fijo saltará a 96 km/h en una vía limitada a 90 km/h y a 126km/h en una vía de 120. En lo que respecta a los radares de tramo, se aplica la misma ‘norma de tolerancia 7’.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?