Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 29 de Enero de 2020

Otras localidades

Las mujeres que faltan en el Prado

En el próximo año el museo planea la celebración de una exposición sobre todas las mujeres invisibles en la historia del arte, ya que solo siete cuadros de toda la pinacoteca están firmados por pintoras

Solo siete de los 1.700 cuadros expuestos en el Museo del Prado están firmados por mujeres. El museo es consciente de esta limitación, de hecho, el comienzo del celebrado bicentenario, tuvo una frase de mea culpa. "El Prado es de todas", podía leerse en la pantalla gigante en la que se convirtió la fachada del museo. Sin embargo, no se ha cumplido del todo.

En total hay 33 pintoras presentes en las colecciones del Prado, 69 contando a las grabadoras e ilustradoras; mientras que los pintores suman a 5000. Las siete artistas que tienen el honor de estar en las paredes de uno de los museos más importantes del mundo son: Angelica Kauffmann, con Anna von Escher van Muralt, Artemisia Gentileschi, con Nacimiento de san Juan Bautista, Clara Peeters, que ha logrado tener cuatro cuadros expuestos, y Rosa Bonheur con otro, El Cid.

A ellas se suman dos nombres más, las protagonistas de una de las exposiciones de este 2019. “Sofonisba Anguissola y Lavinia Fontana. Historia de dos pintoras”, una exposición que ha reunido, por primera vez, los trabajos de dos de las mujeres más notables de la segunda mitad del siglo XVI. El Renacimiento fue un momento de esplendor para la formación y la revalorización de las mujeres artistas. Dos pintoras italianas que mantuvieron el rol que se pedía en la época -el de madre y esposa-, al mismo tiempo que se abrían paso en un mercado que compartían con otros pintores importantes.

Sofonisba Anguissola, una dama de la corte que pinta para mejorar su posición social; Lavinia Fontana, heredera del taller de pintura de su padre. La muestra está compuesta por 65 obras, 56 cuadros; incluyendo las primeras composiciones mitológicas y los primeros desnudos pintados por mujeres.

"La presencia de las mujeres es una laguna que tenemos todos los museos -dice Miguel Falomir, director del Prado-. Hemos querido hacer una exposición que mostrara que no hay una sola forma de ser mujer y ser artista. Dentro de unas mismas coordenadas geográficas y culturales, unas desarrollan una carrera como aficionadas y otras son capaces de tener un taller y competir con sus colegas masculinos", decía Miguel Falomir, director de la institución.

En 2016 el Prado por fin inauguraba una exposición de una pintora. Era Clara Peeters, una de las pocas artistas que ya en el siglo XVI consiguió firmar sus propios cuadros. Su posición económica privilegiada permitió que su nombre figure en sus bodegones donde mostraba los ambientes de la aristocracia de su época. Felipe IV se interesó por sus cuadros, de ahí que el Museo del Prado posea cuatro bodegones de esta artista. El bodegón es el género al que podían acceder las mujeres artistas, ya que pintar desnudos o anatomía era casi imposible. 

El Prado llegaba tarde a la celebración de las mujeres, puesto que fue en los años setenta cuando comenzó a darse una vuelta al canon hegemónico, entre otras cosas, a gracias a publicaciones como las de Linda Nochlin. Su artículo "Por qué no han existido grandes artistas mujeres" se considera un texto fundacional para la historiagrafía feminista del arte. "En el campo de la historia del arte, el punto de vista del hombre blanco occidental, inconscientemente aceptado como EL punto de vista del historiador de arte, resulta inadecuado no solo por razones morales o éticas, o porque sea elitista, sino en su sentido puramente intelectual".

OTROS MUSEOS

Solo 20 de las 2.300 obras expuestas en la Nacional Gallery de Londres han sido realizadas por mujeres, en un museo que trata de corregir este desajuste. Durante seis siglos las mujeres tuvieron menos oportunidades -por no decir ninguna- que los hombres para destacar en la pintura. Por eso las cifras siempre serán desproporcionadas. El problema es cuando los cuadros de las pocas pintoras que existen están en almacenes y no en las salas de exposiciones.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?