Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 18 de Enero de 2020

Otras localidades

La respuesta de una española a la que silbaron por dar un beso a su marido en la Supercopa

Noelia García, una de las pocas aficionadas del Atleti que viajó a Arabia, cuenta cómo vivió la experiencia como mujer

El estadio King Abdullah Sports City de Yeda fue el escenario de la final de la Supercopa de España donde se jugó el derbi madrileño que enfrentaba al Real Madrid con el Atlético de Madrid.

Se jugó un partido de infarto que se terminó decidiendo en los penaltis con la victoria de los blancos. Allí se encontraba Noelia García con su marido, en mitad del estadio, con sabor agridulce por la derrota de su Atleti.

“Estoy muy orgullosa de mi equipo, ha sido una experiencia curiosa”, ha contado Noelia en el programa SER Deportivos. “Fuimos muy bien acogidos, esa es la sensación que ellos querían que nosotros tuviéramos, pero no era más que una cortina de humo”, ha dicho.

“Me hubiera gustado hacerme una foto en la playa donde se viera cómo es una mujer normal de pelo suelto y con manga corta, y detrás con 80 mujeres con burka que solo se le veían los ojos. Era una situación curiosa para hacerme una foto, pero no la hice por respeto. Sin embargo, ellos no son así. Ellos te iban haciendo fotos por la calle de forma descarada. Se daban golpes por la calle, paraban los coches, y solo para vernos. Todo el respeto que tú tienes, ellos no lo tenían”, ha comentado.

Noelia ha asegurado que había gente que cuando le pedían hacerse una foto con su marido, a ella le recortaban para que no apareciese en la imagen. “Todos hombres, por supuesto”.

Con el partido Barcelona-Atlético, de la euforia, Noelia besó a su marido, a lo que varios sectores de la grada la silbaron. Un amigo, aficionado, les dijo que eso no estaba bien. Ella respondió: “Lo siento, pero estamos en territorio español, porque estamos jugando la Supercopa de España”. Tanto fue así que en la final frente al Real Madrid Noelia volvió a hacerlo: “No le di un beso, le di diez”.

La aficionada del Atlético ha clamado que “no tiene por qué esconderse” de algo que le parece “injusto”. Bastante tenía ya con ir siempre en falda y mangas largas. “A una compañera le llamaron la atención porque se le veían los tobillos un poco”.

Se oyen comentarios que te hacen sentir incómoda. Me da pena que se lleven la Supercopa a un país donde la mujer está tan marginada, donde se castigan con flagelaciones y donde se anunciaban lapidaciones en plazas. Eso es inhumano. No se puede consentir. Y la Supercopa no se tendría que haber sacado de España nunca. No se puede llevar a un país, sea hombre o mujeres, donde uno de los sexos está tan sometido”, sentenció.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?