Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 21 de Enero de 2020

Otras localidades

Cómo eliminar el hielo del parabrisas (y por qué usar agua caliente es mala idea)

No tratar el parabrisas con cuidado podría provocar la rotura del mismo

Durante este martes se esperan temperaturas muy bajas en todo el país. /

La semana del 13 de enero arrancaba este lunes con temperaturas muy bajas en algunos puntos de la geografía española. Desde Madrid, Barcelona o Toledo hasta Teruel, Zaragoza o Guadalajara, donde se han llegado a registrar hasta nueve grados bajo cero en regiones como Molina de Aragón. Un escenario que ha llevado a la Aemet a establecer un aviso amarillo por frío en numerosas zonas del interior que se mantiene para este martes.

A lo largo de esta jornada se espera frío y heladas moderadas en el centro y el este del país. Principalmente en provincias como Guadalajara, Huesca, Zaragoza, Lleida y Girona, donde miles de personas han amanecido bajo un manto helado que ha congelado los parabrisas de miles de vehículos. ¿Sabes cómo hay que actuar ante un escenario de estas características?

Consejos para tratar una luna congelada

En primer lugar, es imprescindible que mantengas la calma y que trates con cuidado el cristal para evitar su deterioro. Por esa misma razón, te recomendamos que no viertas agua caliente sobre el mismo bajo ningún concepto, ya que podría acabar con él. Según recoge la Dirección General de Tráfico (DGT) en su revista, deberías quitar el hielo con una rasqueta, con un líquido anticongelante e incluso con un poco de alcohol.

Una de las maneras más efectivas y seguras de hacerlo es encender el motor del coche y poner la calefacción al máximo. A continuación, desde la DGT recomiendan encender el aire acondicionado del vehículo y apagar la recirculación del aire. A pesar de que se trata de un método de descongelamiento un tanto lento, podremos extraer el hielo sin ningún problema.

Las razones por las que no deberías tratar luna congelada con agua caliente

Basándonos en los conceptos básicos de la termodinámica, cuando el agua caliente entra el contacto con un vidrio frío, este se dilata rápidamente. Sin embargo, el cristal es un mal conductor del calor. Por esa misma razón, el cristal podría registrar una rotura en la zona donde el vidrio todavía frío se encuentra con el vidrio caliente, causando grietas en el parabrisas.

Por esa misma razón, echar agua caliente sobre un cristal congelado puede acabar destrozando el mismo. A pesar de sea muy eficaz, es recomendable ser pacientes y descongelar el cristal mediante los métodos tradicionales. Hacerlo a través de este truco no solo es peligroso para tu vehículo, sino que también puede serlo para ti.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?