Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 25 de Febrero de 2020

Otras localidades

Robos

Los 'Pantera rosa' que dejaron a Mohamed VI sin hora

Una empleada doméstica desvalijó al rey marroquí de sus joyas más preciadas, los relojes de marca valorados en millones de euros

El rey de Marruecos Mohamed VI.

El rey de Marruecos Mohamed VI. / GETTY IMAGES

La policía marroquí ha desmantelado a la banda al estilo ‘Pantera rosa’ en Marruecos formada por 15 personas. El 24 de enero el Tribunal de Apelación de Rabat los condenó de 4 a 15 años de prisión “por haber participado en el robo de varios relojes de lujo del rey de Marruecos” sin citar al monarca. En total, más de cien años de cárcel. La cúpula, una pareja de amantes, pasará los próximos 15 años entre barrotes.

Mandaban fundir los relojes

La cabecilla del grupo, Soukaina, es una señora de la limpieza de 46 años con acceso al palacio de Marrakech, uno de los doce que Mohamed VI posee en Marruecos. En su declaración confesó que su intención era “mejorar su situación económica” y se sirvió de su condición laboral, que le permitía entrar y salir en la estancia de su empleador.

Al tratarse de relojes lujosos y muy llamativos no los vendían directamente, si no que los mandaba fundir y colocaba la materia prima en tiendas especializadas de comercio de compra y venta de oro.

La operación comenzó en 2013 y desde entonces hasta 2019, cuando se descubrieron los robos y se comenzó a seguir a los sospechosos, despojó al rey de 36 relojes. Vendió los dos primeros relojes por 50.000 dírhams (algo menos de 5.000 euros) a unos conocidos que poseen un comercio en Salé, localidad aledaña a Rabat, donde guardaban las piedras preciosas, y el resto de la pieza lo arrojó a las alcantarillas para no dejar rastro.

15 personas condenas de 4 a 15 años

En 2016 volvió a las andadas. La empleada se hacía con el reloj y a través de su socio y amante, lo vendía a bajo coste a comerciantes de oro de Salé, Casablanca, El Jadida o Fez; e incluso fuera de Marruecos, en Emiratos y Turquía.

El cómplice aludió en el juicio que Soukaina le pidió que buscara comerciantes de oro para vender los relojes, regalos que recibía del rey de Emiratos Árabes durante sus visitas al palacio. Este los entregaba por una comisión de entre 1.000 y 1.500 euros.

Entre esos minoristas e intermediarios compinches hay 14 hombres condenadas como mínimo a 4 años de cárcel por “robo con agravante” y “constitución de una banda criminal”. Detenidos a finales de 2019, en la comparecencia ante el juez en un proceso de solo dos días, declararon no conocer el origen de los relojes que les llegaron.

Compra y venta de objetos robados

Estos revendedores, especializados en oro, en realidad se dedican a la compra y venta de objetos robados, y adquirieron los relojes junto a otros bienes en varias joyerías de Marruecos. Adquirían las joyas a través de fotos enviadas por WhatsApp, conociendo su valor real.

En esta operación, la Interpol también arrestó y entregó a la policía judicial marroquí a un empresario natural de Jordania acusado de comerciar con bienes robados, que tuvo que declarar en la Fiscalía sobre los cargos en contra. Aunque conocía la procedencia de los relojes, decidió comprárselos a dos marroquíes, ahora detenidos. Se quedó con cuatro de los 36 relojes en Estambul a cambio de 24.000 euros.

Un reloj de un millón de euros con más de mil diamantes

No es el primer saqueo en los palacios de la dinastía alauita. A Mohamed V, abuelo del actual monarca, también le sustrajeron bienes; y a su padre, Hassan II, le desapareció un talonario de cheques y una bolsa llena de documentos de Estado de su oficina privada.

El rey Mohamed VI fue clasificado en 2014 por la revista Forbes entre las personas más ricas del mundo, con una fortuna estimada en más de 2.500 millones de dólares. El monarca, de 56 años, es un gran coleccionista también de coches de lujo, pinturas de gran valor, aviones y yates.

En septiembre de 2018, una cuenta de Instagram dedicada a los relojes de alta gama analizó el reloj de pulsera de oro blanco de la firma Patek Philippe que lucía el monarca. Diseño de Gérald Genta que se inspiró en la forma del ojo de buey de un barco, lleva más de mil diamantes y supera el millón de euros.

La publicación suscitó críticas en las redes sociales en un país con un gran alto porcentaje de paro y con una cada vez mayor desigualdad entre las clases sociales. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?