Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 25 de Febrero de 2020

Otras localidades

Récord Guinness

Nuevo Récord Guinness: así es el fuego artificial más grande de la historia

El proyectil estaba cargado con 1.265 kilos de material pirotécnico

Así ha sido la proeza. / YouTube

La ciudad estadounidense de Steamboat Springs, situada en Colorado (Estados Unidos), ha sido testigo de uno de los Récord Guinness más espectaculares de los últimos tiempos. Hace apenas unos días, concretamente el 8 de febrero, el cielo de esta pequeña localidad de unos 12.000 habitantes se tornaba de color rojo intenso después de que la pirotecnia dirigida por Tim Borden completara con éxito el lanzamiento del mayor fuego artificial de la historia.

El lanzamiento tuvo lugar durante el carnaval de invierno de la región, tal y como apuntan los medios locales. Tras un primer intento fallido, que tuvo lugar el 10 de febrero de 2019, el equipo dirigido por Tim Borden completó con éxito el lanzamiento de un proyectil de metro y medio de longitud cargado con 1.265 kilos de material pirotécnico.

A la segunda va a la vencida

En febrero de 2019, la pirotecnia dirigida por Tim Borden trató de destrozar el récord establecido por Emiratos Árabes Unidos como parte de las celebraciones de Año Nuevo en enero de 2018. Sin embargo, cuando todo estaba listo para lanzar el proyectil cargado con 1.133 kilos de material pirotécnico a un kilómetro y medio del suelo, este explotó dentro del mortero y no alcanzó la altura que exigía el reto.

Un año más tarde, el equipo de Borden se ha subido a la cima de un monte de Steamboat Springs para alzarse con el Récord Guinness... y lo ha conseguido. En esta ocasión, la pirotecnia ha apostado por un gigantesco proyectil equipado con 1265 kilos de material pirotécnico que ha teñido de rojo el cielo de la ciudad estadounidense.

Un viaje a más de 500 kilómetros por hora

Un proyectil, con medidas similares a las de Toyota Corolla, que ha sido lanzado a casi 500 kilómetros por hora desde un tubo enterrado en la montaña a 26 metros de profundidad. Después de elevarse más de 1000 metros, el proyectil explotaba frente a la atenta mirada de los más de 12.000 habitantes de la región, quienes no daban crédito ante lo que estaba pasando frente a sus ojos.

De esta manera, Borden cumplía su sueño de crear el fuego artificial más grande de la historia. Un proyectil que supera, tal y como han acreditado un notario de la organización, al lanzado en Arabia Saudí en 2018. Por el momento, el equipo de Borden no se ha propuesto ningún nuevo objetivo. No obstante, todo apunta a que este no será su último intento a la hora de conseguir el fuego artificial más grande del mundo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?