Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 05 de Abril de 2020

Otras localidades

CORONAVIRUS | EN DIRECTO CORONAVIRUS | EN DIRECTO Las últimas noticias sobre el coronavirus en el mundo

Quién es Fernando Simón, la voz del coronavirus en España

Lleva 17 años al frente de las emergencias sanitarias de España y mantiene su tono calmado y didáctico. En plena crisis del coronavirus admite que le faltan horas de sueño pero no pierde el sentido del humor

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón / Ricardo Rubio (Europa Press)

Desde hace mes y medio, Fernando Simón se ha vuelto a convertir en la persona más escuchada de este país, o al menos así debería ser. Comparte puntualmente de los datos que deja el coronavirus y, lo que es más importante, aclara todas las dudas relacionadas con él no solo delante de las cámaras, sino también detrás: a menudo,  antes de la rueda de prensa, se reúne con periodistas para responder a todas sus cuestiones. Su prioridad es que se informe bien. Su rigor y su solvencia le definen, por eso dirige Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, una unidad que él mismo montó –aunque con otro nombre- en 2003, cuando Ana Pastor era ministra de Sanidad. Doce ministros de derechas y de izquierdas después, Fernando Simón sigue al pie del cañón. Ahora más que nunca.

Nació en Zaragoza hace 57 años y es médico epidemiólogo. No es la primera vez que Simón maneja una crisis mediática como la de ahora. Hace unos meses batallaba con la listeriosis de la carne mechada de Magrudis y en 2014 era quien tomaba decisiones e informaba a la prensa sobre la evolución de los españoles con ébola. Como ahora, entonces también fue criticado por algunas de sus iniciativas pero el tiempo le ha juzgado sin severidad. Quien le ha tratado de cerca dice de él que es como se muestra ante la prensa, "prudente, didáctico, empático, sabio", y que cuando “hasta cuando se equivoca es gracioso y lo admite”. No tardó en pedir perdón a la comunidad evangélica cuando, a preguntas de los periodistas, aclaró que algunos contagios en Torrejón de Ardoz partían de una iglesia de esa creencia. Desde entonces ya no precisa ni género cuando habla de afectados.

No prepara sus intervenciones, informa con naturalidad pero sin dejar de ser preciso. Este miércoles volvía a dar muestra de su sentido del humor en la comparecencia cuando, tras hacer un gesto con la mano, le siguió un reguero de flashes y no pudo contener la risa. En otra ocasión, cuando los periodistas le preguntaron que a qué nos podremos enfrentar ante un tercer escenario de la epidemia, reconoció que "las medidas que se aplicarían no tienen interés práctico porque son ya, expresándolo coloquialmente, de perdidos al río".

Discreto, viste siempre parecido -jersey con cuello a la caja y camisa- y su pelo y sus cejas están alborotadas. Los memes y las imitaciones se suceden. A pesar de ser una persona cercana, ningún periodista tiene su teléfono personal, siempre hay que contactarle a través de su gabinete.

Tras estudiar Medicina en Zaragoza, trabajó por medio mundo, especialmente en África y Latinoamérica. También pasó dos años en Londres formándose en la prestigiosa London School of Hygiene and Tropical Medicine y, junto antes de ponerse al frente de las emergencias sanitarias de nuestro país, formó parte del equipo del Instituto de Vigilancia Sanitaria en París. Ahora tiene entre manos una pandemia mundial que avanza en España a gran velocidad. De sus decisiones depende que seamos capaces de detenerla.

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?