Fútbol
PSG

Marquinhos, el jugador del PSG al que "le aburre" conducir su Ferrari de 200.000 euros y lo usa muy poco

El capitán del conjunto parisino desveló en la revista francesa 'So Foot' que la principal razón por la que tiene un Ferrari es para no olvidarse de su éxito deportivo

Marquinhos, capitán del PSG. / GETTY IMAGES

Si alguien alguna vez se ha planteado que tener un Ferrari de 200.000 euros y usarlo más bien "poco" porque "aburre" es imposible, Marquinhos es el ejemplo de que no es así. El capitán del PSG ha sorprendido por sus declaraciones en una entrevista ofrecida a la revista deportiva francesa So Foot, en la que ha asegurado que compró su Ferrari al llegar al club parisino, pero que lo usa "muy poco" porque no le "gusta conducir", incluso llegó a decir que le "aburre". 

Más información

El joven brasileño de 26 años contó que es dueño de uno de los coches más deseados y que el motivo por el que lo conserva a modo de símbolo para recordarse a sí mismo su propio éxito en el deporte: "Siempre quise ser profesional, jugar para un gran club y comprarme un buen auto. Quería marcar todas esas casillas. Así que el día que lo compré fue histórico. Con las llaves de Ferrari en la mano, me dije a mí mismo: ¡Esto es todo, lo lograste!". 

En concreto, el modelo del coche es Ferrari 458 Italia, el cual aseguró que "ama" y que es "parte de su historia" y por eso, aunque conducir no le apasione, le gusta tenerlo. Además, confesó que realmente solo lo usa "con familiares o amigos" porque le gusta que le saquen provecho "todos juntos". 

Uno de los centrales más destacados del mundo destacó así en el medio de comunicación francés haciendo estas declaraciones, entre muchas otras sobre su forma de jugar, Neymar, la Champions League y la clásica rivalidad entre su club, el PSG, y el Olympique de Marsella. 

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad