Tribunales
Baloncesto

El Supremo confirma la nulidad del despido de Joey Dorsey del FC Barcelona de baloncesto

El equipo prescindió de sus servicios en 2017 alegando que había criticado los servicios médicos del club en Instagram

El Supremo ha rechazado el último recurso del FC Barcelona con un auto de inadmisión

Joey Dorsey en una imagen de archivo jugando con el FC Barcelona / NurPhoto (Getty Images)

Madrid

El Tribunal Supremo ha decidido rechazar el último recurso del F.C Barcelona de baloncesto contra la sentencia que obligó al club a readmitir e indemnizar al pívot Joey Dorsey, despedido por criticar a los servicios médicos del club en Instagram. Dorsey, que juega actualmente en el Apollon Limasol en la liga chipriota, debe ser readmitido e indemnizado con 25.000 euros además de cobrar los sueldos que se le dejaron de pagar desde que fue despedido a principios de 2017.

Más información

El estadounidense llegó al equipo blaugrana en el verano de 2013 procedente del Olympiacos griego, estuvo tres años fuera en los Houstion Rockets y el Galatasaray antes de volver al FC Barcelona en 2016. La carta de despido llegó en enero de 2017: el estadounidense había criticado con dureza a los servicios médicos del club en su cuenta de Instagram y les culpaba de la lesión de los ligamentos del tobillo que arrastraba desde la Euroliga del año anterior. "El equipo no me dejó frenar para recuperarme y volver a ser el todopoderoso Dorsey", dijo entre otras cosas.

El FC Barcelona abrió primero un expediente y después optó por el despido. Un expediente en el que se citaban, entre otras infracciones, varias ocasiones en las que el jugador llegó tarde a los entrenamientos, se negó a someterse al control de peso o incluso una "salida nocturna en el casino de Barcelona hasta altas horas de la madrugada" la noche previa a un partido de Euroliga. Fue la cláusula 7 de su contrato la que llevó al despido: obliga a que cualquier declaración sobre el equipo se haga de forma respetuosa.

Un despido que la Justicia ha declarado nulo, obligando al equipo a volver a contratarle, pagarle los salarios que haya dejado de cobrar desde su salida del club ese año y a indemnizarle, además, con 25.000 euros. El Tribunal Supremo ha inadmitido en un auto el recurso del FC Barcelona contra las sentencias del Tribunal Superior de Catalunya y del juzgado de lo social que declararon nulo el despido por vulnerar la libertad de expresión del jugador.

Su libertad de expresión

El Supremo, con el magistrado Antonio Vicente Sempere como ponente, recuerda lo que han dicho los tribunales catalanes sobre su post de Instagram: "A la vista del contenido del mensaje colgado en la red social por el demandante, éste estaba amparado por los derechos fundamentales y de libre comunicación, apreciando un enlace claro entre el legítimo ejercicio de los derechos fundamentales y la comunicación extintiva".

El recurso del FC Barcelona, por tanto, queda inadmitido. Un recurso en el que, explican los jueces, el equipo "manifiesta con insistencia su propia valoración de los hechos, poniendo en cuestión la verificada por la Sala, lo cual escapa de la finalidad y alcance del recurso de casación para unificación de doctrina" y sin que sus alegaciones "hayan logrado desactivar lo que aquí ha quedado expuesto de manera razonada", dice el auto.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad