Internacional
Afganistán

Los talibán logran tomar Kandahar, la segunda ciudad de Afganistán, con la vista puesta en Kabul

Tras dos semanas de duros combates, también han logrado tomar Lashkar Gah, capital de la provincia sureña de Helmand

El fotoperiodista Gervasio Sánchez ha criticado duramente a la comunidad internacional por la inacción frente al conflicto

Miles de desplazados por el avance de los talibán. / AKHTER GULFAM (EFE)

Kabul

Los talibán aseguran que han capturado Kandahar, capital de la provincia homónima y la segunda ciudad más importante de Afganistán, un logro que eleva a trece las capitales regionales caídas durante la última semana. El fotoperiodista, Gervasio Sánchez, ha criticado duramente en los micrófonos de la Cadena SER, la inacción de la comunidad internacional ante el conflicto.

"Kandahar, la segunda ciudad más grande del país, también ha sido conquistada", ha celebrado en Twitter el portavoz talibán, Qari Yusuf Ahmadi, que indicó que durante la noche lograron tomar las sedes del gobernador y la Policía y otros puntos importantes de la ciudad.

Armas, vehículos y munición

El portavoz explicó además que "muchos soldados se rindieron y el resto huyó", y que lograron incautarse de un gran número de armas, vehículos y munición.

A falta de la confirmación oficial, esta es la decimotercera capital de provincia en ser conquistada por los talibanes en una semana, tras lograr victorias sucesivas en las capitales de las provincias de Nimroz, Jawzjan, Sar-e-Pol, Kunduz, Takhar, Samangan, Farah, Baghlan, Badakhshan, Ghazni, Herat y Qala-e-Naw.

Sin noticias del gobierno afgano

El Gobierno de Afganistán no ha confirmado ni ofrecido información sobre la caída de la ciudad o la retirada de sus fuerzas.

La ciudad de Kandahar, y varias localidades vecinas, estuvieron bajo fuertes enfrentamientos durante las últimas semanas, con las tropas afganas resistiendo a los ataques de los talibanes.

Retirada de tropas

Pese a la retirada de las tropas internacionales, la Fuerza Aérea de Estados Unidos dirigió varias operaciones aéreas para ayudar a las fuerzas afganas a hacer retroceder a los insurgentes en Kandahar.

Durante la última semana, las fuerzas afganas y los talibanes han mantenido fuertes choques en al menos una decena de las 34 provincias del país.

Un sistema islámico

Los talibanes instaron "al enemigo a poner fin a la resistencia inútil lo antes posible en las provincias restantes", para que así pueda establecer un sistema afgano puro, islámico, sólido e inclusivo en el país, indicaron los insurgentes en un comunicado.

Las fuerzas afganas y el Gobierno viven un momento crítico con los talibanes, que controlan o disputan cerca de la mitad del territorio, algo que complica la búsqueda de una salida dialogada al conflicto, mientras Kabul ha ofrecido compartir el poder a cambio de un alto el fuego.

Deterioro de la seguridad

El deterioro de la situación de seguridad del país se profundizó en los últimos tres meses con el inicio de la fase final de la retirada de las tropas de EEUU y de la OTAN, y el estancamiento de las infructuosas negociaciones de paz intraafganas. Los talibán también han capturado Lashkar Gah, la capital de la provincia sureña de Helmand, tras dos semanas de duros combates.

La inacción de la comunidad internacional

El fotoperiodista y experto en conflictos bélicos Gervasio Sánchez, que ha vivido la situación que ha atravesado el país en los últimos años ha condenado a la comunidad internacional por su inacción: "¿Para qué tenemos una comunidad internacional o el sistema de las Naciones Unidas, si no saben actuar a la hora de la verdad?".

Sánchez ha revelado que el ejército afgano no va a luchar por el corrupto gobierno del país de Oriente Medio, y sin embargo los talibán, lo harán por su convencimiento religioso. "Sabíamos que el ejército afgano se iba a desmoronar a la primera de cambio", ha destacado, y ha lamentado que el despliegue de tropas que hicieron más de 50 países tras la guerra que destruyó el país en los años 90 haya sido incapaz de poner orden.

El fotoperiodista ha comparado esta situación con la vivida en otros conflictos como el de Ruanda o el de los Balcanes, y ha confesado que no puede entender cómo la comunidad internacional deje al país "empantanado" y que solo le preocupen sacar a sus civiles y militares. Para el experto en conflictos es todo un acto de "cobardía" y una "mentira absoluta" la preparación del ejército afgano, por la rapidez con la que los insurgentes han avanzado por el país. "Yo creo que estamos de nuevo en la situación que se vivió en los 90 cuando los talibanes empezaron a avanzar con el apoyo de Pakistán y Arabia Saudí", resalta.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad