Jueves, 27 de Enero de 2022

Otras localidades

El telescopio James Webb despliega en el espacio su gran escudo solar

Ha costado 9.000 millones de euros y multiplica por 100 la capacidad de observación del Hubble

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

A 800.000 kilómetros de La Tierra se encuentra navegando ya el mayor telescopio espacial de la historia. Al James Webb le falta todavía la mitad del camino para poder llegar a su lugar de trabajo, el punto Lagrange 2, situado a 1,5 millones de kilómetros, pero los técnicos de la NASA y la ESA están ahora aprovechando su largo viaje para poder desplegar su enorme protector solar, una sofisticada sombrilla que tiene el tamaño de una pista de tenis y que desempeña una misión fundamental: proteger al telescopio del calor del sol.

A pesar de la distancia y de la enorme velocidad, de momento, esta operación se está ejecutando con éxito desde el centro de control de esta histórica misión.

Gran parte del éxito de este proyecto espacial depende de ello, ya que los equipos de observación del James Webb tienen que funcionar a menos 230 grados centígrados para poder ver, por primera vez, la luz que emitieron las primeras estrellas y galaxias del Universo.

El telescopio espacial James Webb ha costado 9.000 millones de euros y multiplica por 100 la capacidad de observación del famoso Hubble.

Tan fina como un cabello

El escudo protector de este telescopio espacial está formado por cinco capas individuales y cada una es tan fina como un cabello humano. Sin embargo, cada capa tiene que extenderse, de forma suave, para poder formar una barrera rígida, similar a una cometa en forma de diamante del tamaño de una pista de tenis.

"No espero ningún problema", ha pronosticado Bill Ochs , el director de esta misión de Estados Unidos, Europa y Canadá en una rueda de prensa telemática.

Nueva operación crítica

Esta semana esta misión espacial tiene otro gran reto por delante: desplegar también en el espacio el espejo del telescopio James Webb, que mide 6 metros y medio y que es tres veces más grande que el del famoso Hubble.

Este espejo principal tiene una especie de "alas" que se colocaron hacia atrás para el lanzamiento, pero que ahora deben girarse 90 grados para poder formar una superficie completa de 6,5 metros de ancho.

344 operaciones

Durante las próximas tres semanas, los ingenieros espaciales que participan en este proyecto tienen que realizar hasta 344 operaciones críticas para lograr un despliegue correcto de todos los equipos del mayor telescopio espacial de la historia.

Y no es una tarea sencilla, porque, entre otras razones, el James Webb está ya tan lejos de nuestro planeta que no hay ninguna nave espacial que pueda acercarse a él para que un equipo de astronautas pueda reparar algún equipo que haya fallado, algo que sí ocurrió con el Hubble, porque éste está situado a tan solo unos 500 kilómetros de distancia.

El James Webb fue lanzado el 25 de diciembre en un cohete Ariane 5 desde la Guayana Francesa y es el sucesor del observatorio espacial Hubble, que ahora tiene 31 años y que se está acercando al final de su vida operativa.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?