Internacional
Boris Johnson

Boris Johnson niega haber mentido al parlamento en el 'Partygate': "Fui pensando que era un evento de trabajo"

El que fuera su asesor y mano derecha, además de pieza clave en su ascenso, Dominic Cummings, ha acusado al 'premier' de mentir y asegura que era plenamente consciente de todas las fiestas celebradas en Downing Street

Boris Johnson durante la visita a un hospital este martes 18 de enero / WPA Pool (Getty Images)

Madrid

"Nadie me dijo que iba contra la reglas (del COVID). Yo fui al jardín de Downing Street pensando que estaba asistiendo a un evento de trabajo. No puedo imaginar cómo en la Tierra podría haber permitido que algo así fuera adelante si alguien me hubiera dicho que no era un evento de trabajo". Con estas palabras, pronunciadas este martes, ha roto su silencio el primer ministro británico, Boris Johnson, cada vez más acorralado por el ya apodado como 'Partygate'.

El goteo de información sobre las numerosas fiestas que aparentemente se llevaron a cabo en Downing Street, cuando el país atravesaba por un gran número restricciones, no cesa. Este lunes se conoció que también asistió a una fiesta de despedida de su asesor de defensa en el período previo a la Navidad de 2020, lo que se suma a una larga lista de eventos sociales. 

Las graves acusaciones de su antigua mano derecha

Además, este martes Dominic Cummings, asesor clave para el ascenso de Boris Johnson que salió malparado del Gobierno, ha acusado al primer ministro de mentir en su relato ante la Cámara de los Comunes en relación a su supuesto desconocimiento de las fiestas.

Más información

Los matices de Cummings se refieren a una fiesta celebrada el 20 de mayo de 2020 y a la que habían sido invitadas unas cien personas, aunque luego asistieron en torno a 30. Johnson alegó la semana pasada ante los diputados que no tuvo constancia de antemano del evento y que, dado que estaba trabajando en Downing Street, asistió durante 25 minutos para dar las gracias a los funcionarios por los esfuerzos en los primeros compases de la pandemia de COVID-19.

Cummings, que por aquel entonces trabajaba como brazo derecho de Johnson, ha asegurado que éste sí fue advertido de antemano no sólo de la celebración de la fiesta, sino de que el evento incumpliría las restricciones impuestas para contener la expansión del coronavirus. El 'premier', sin embargo, lo ignoró, según el relato que el exasesor publica en su blog.

Otras dos fuentes de Downing Street han confirmado a la cadena BBC que recuerdan cómo Cummings desaconsejó ese día a Johnson que acudiese a la fiesta, pero el Gobierno por ahora se ciñe a la versión oficial de su líder, que ha bajado el perfil público en estos últimos días.

Las repercusiones de mentir al Parlamento

Por otro lado, el viceprimer ministro, Dominic Raab, también ha afirmado que Johnson "ha dejado claro" que no conoció de antemano la convocatoria de la fiesta y que la tomó por una reunión de trabajo más, lo que implica considerar "irreconciliables" la versión del jefe del Gobierno y la de Cummings.

Raab, no obstante, sí ha reconocido que cualquier alto cargo que mienta en la Cámara de los Comunes debe dimitir. "Normalmente", al menos, es lo que corresponde, según Raab, que ha apelado en un entrevista a la BBC al código de conducta que rige los comportamientos de funcionarios públicos.

En unos días podrían conocerse las conclusiones de la auditoría encargada para depurar responsabilidades de las polémicas fiestas, por lo que Johnson en principio no tiene previsto pronunciarse más sobre este tema. Un portavoz de Downing Street ha recordado que el 'premier' ya pidió perdón en el Parlamento y "hablará de nuevo una vez concluya la investigación".

Interrogado expresamente por si dimitiría en caso de que se demostrase que mintió, Johnson se ha limitado a decir: "Vamos a ver lo que dice el informe".

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad