Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

cerrar

Sociedad

La Generalitat denuncia que la reforma supone la mayor ofensiva contra el catalán desde 1978

La consejera de Educación catalana critica que el Gobierno pueda pagar la enseñanza en castellano en centros privados

La consellera de Enseñanza de la Generalitat de Cataluña, Irene Rigau, ha denunciado que el nuevo borrador de la Ley de Mejora de Calidad Educativa (LOMCE), que ha adelantado la Cadena SER, "tumba" la inmersión lingüística en Cataluña al relegar la lengua catalana a materia "de especialidad" -en vez de troncal-, y al establecer la proporcionalidad del castellano y el catalán en las escuelas públicas.

Irene Rigau ha comparecido en una rueda de prensa urgente en la que ha explicado que la nueva norma prevé que, mientras no se aplique, la Administración pague la enseñanza en castellano en centros privados de las familias que lo pidan. "Mientras las comunidades no determinen la proporción en el uso de la lengua se deja a los padres el derecho a escoger la lengua vehicular", ha señalado Rigau, quien ha continuado que si por razón de lengua vehicular los padres quieren llevar a los hijos a escuelas privadas lo deberá sufragar la comunidad.

Rigau ha deplorado que el texto "rompe el modelo de escuela catalana" y supone la mayor ofensiva contra el catalán desde 1978, después de que el Ejecutivo haya instado a las comunidades con dos lenguas oficiales a dar un trato equlibrado a la impartición de las asignaturas para alcanzar el 50% de proporcionalidad, cifra que aún está por definir. El nuevo texto, que la consellera ha conocido este lunes y ha adelantado la Cadena SER, es "absolutamente distinto" al que hasta ahora han debatido y establece tres categorías de materias en Primaria y Secundaria: las troncales -castellano, la primera lengua extranjera y ciencias-, las asignaturas específicas -la segunda lengua extranjera, educación física, religión y educación artística- y en último lugar las de especialidad, donde se encontraría la lengua cooficial.

Ello puede representar menos horas lectivas de lengua catalana y que un alumno pueda conseguir el título de ESO y Bachillerato sin examinarse de catalán, porque pasa a ser una materia de cuarto orden, lo que respresenta una "ofensiva" que ningún ministro se había atrevido a plantear durante la democracia. La consellera también ha criticado que el ministro de Educación, José Ignacio Wert, haya dado a conocer este giro de la nueva ley tras las elecciones catalanas, lo que ha considerado una "estrategia política". Otros de los puntos que incluye en nuevo redactado es una prueba de evaluación estatal al final de la Primaria que se pueda realizar en la "lengua materna" de los estudiantes, cuando en la actualidad hay muchos idiomas de esta índole entre los alumnos catalanes, según ha dicho Rigau.

Precisamente, la consellera viajará este martes a Madrid para debatir el borrador, pero ha avanzado que con la transformación del escrito, no se podrá cumplir el calendario anunciado por Wert porque el texto tendrá que volver al Consejo escolar, pasando por el Gobierno y regresar al Congreso de los Diputados.

Vulnera el Estatut

Rigau ha manifestado que esta versión de la Lomce vulnera la Ley de Educación de Catalunya (LEC) y el Estatut porque la norma catalana prevé que la Generalitat y el Estado tengan la competencia compartida en la elaboración de cada materia y de cada currículum. Ha calificado la propuesta del Gobierno como una "involución en el marco competencial" que deja el catalán como asignatura absolutamente residual, anterior a la democracia, cuando esta lengua estaba prohibida. La consellera ha indicado que este martes el Gobierno esclarecerá las proporciones que tiene que fijar cada administración y ha avanzado que "no hay margen de negociación", por lo que ha convocado un Consejo Escolar extrarodinario para el 12 de diciembre.

Irene Rigau: "Desde el año 1978 podemos decir que el catalán no había sido tan despreciado; y eso que antes estaba prohibido".