El máster de Cifuentes, según Rajoy: de "polémica estéril" a "ese tema" en 7 días

El 3 de abril el presidente del Gobierno defendió a la presidenta de la Comunidad de Madrid con nombre y apellido; una semana después, Rajoy no la nombra, se refiere al escándalo como "ese tema" y pide "celeridad" en su resolución

¿Qué ha pasado en los 7 días que van del 3 al 10 de abril para que Mariano Rajoy haya cambiado tanto el tono de sus respuestas sobre el escándalo y las irregularidades que rodean al máster de Cristina Cifuentes en la Universidad Rey Juan Carlos?

El 3 de abril habían pasado ya 12 días desde que eldiario.es desvelara que Cifuentes consiguió su título de máster en una universidad pública con notas falsificadas. Ese día, el presidente Rajoy defendió a la presidenta de la Comunidad de Madrid y minimizó las informaciones periodísticas calificando la polémica de "bastante estéril": 

Cifuentes ha dado sus explicaciones, ha aportado unos documentos, supongo que mañana reiterará las mismas explicaciones ante el Parlamento regional de Madrid y creo que esa es una buena oportunidad para terminar con esta polémica que en mi opinión es bastante estéril. 

Para entonces, la universidad había negado irregularidades en el máster, Cifuentes había defendido la legalidad de su título y su equipo se quejaba de la "cacería" orquestada por la oposición contra la política madrileña, que ya comenzó a hablar de moción de censura

Después, la investigación periodística informó de que la presidenta de la Comunidad de Madrid se matriculó en su máster en diciembre de 2011, tres meses después de que comenzasen las clases y que los documentos que Cifuentes presentó en su defensa eran falsos: dos de las tres firmas del acta del trabajo de fin de máster habían sido falsificadas

Pese a las informaciones, Cristina Cifuentes defendió altiva la legalidad de su máster en la Asamblea de Madrid aunque en la rueda de prensa posterior admitió que no iba a clase y no hizo los exámenes con el resto de los alumnos. Mientras, el PSOE anunciaba la presentación de la moción de censura y en Génova ya temían el inicio de un nuevo calvario que desgastase más al PP de cara a las elecciones de 2019. Aún así, en el PP decían entonces, un 4 de abril, que Cifuentes había estado en su exposición "contundente, sólida y convincente". La confianza del PP en Cifuentes la reiteró al día siguiente en la SER el vicesecretario sectorial del PP: "Cifuentes tiene la confianza del PP ayer, hoy y mañana", decía el mismo día en el que la universidad llevó el caso a la Fiscalía al apreciar indicios de delito

La presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, en el pleno extraordinario de la Asamblea de Madrid. / EFE/ Víctor Lerena

Mientras se conocía la declaración de una de las profesoras que firmaban el acto del trabajo final del máster: ella asegura que no lo firmó. Para entonces la dirección nacional del PP ya marcaba distancias y se oían voces de que la situación de Cifuentes era "insostenible", pero de cara a las cámaras la presidenta madrileña llegó sonriente a la convención nacional del partido en Sevilla.  

Uno de los puntos de inflexión se produjo el 6 de abril, cuando el director del máster, Enrique Álvarez, admitió que el acta del TFM de Cifuentes era una "reconstrucción" que encargó a una de sus "discípulas" y cuando el rector, Javier Ramos, afirmó que en la universidad ni hay acta ni se puede confirmar que Cifuentes hiciera la defensa de su trabajo final de máster. Ese mismo día una segunda profesora reconoció que su firma también fue falsificada. Pese a todas las informaciones la presidenta madrileña descartaba dimitir y el sábado 7 de abril Rajoy manifestó "el apoyo del PP" a Cifuentes

Mariano Rajoy saluda a Cristina Cifuentes, en la clausura de la Convención Nacional del PP de Sevilla. / Julio Muñoz (EFE)

Ese fin de semana Ciudadanos en Madrid exigió a Cifuentes que apoyase la comisión de investigación política sobre el caso máster con la amenaza de pedir su dimisión, algo que se materializó 48 horas después: Ciudadanos rompió con Cifuentes, pidió su dimisión, exigió al PP un candidato alternativo y dejó abierta la puerta a sumarse a la moción de censura del PSOE.

El 9 de abril  la SER habló con el profesor que filtró a la prensa el escándalo. Salvador Perelló defendió que lo hizo para "cumplir su obligación como funcionario" y cientos de estudiantes se manifestaron en el campus pidiendo la dimisión de Cifuentes. El PP nacional buscaba otra salida que no fuera prescindir de la presidenta pero en Ciudadanos están poco receptivos y solo aceptarán otro candidato "limpio" para gobernar la Comunidad de Madrid.

El 10 de abril la SER adelantó la primera dimisión en el caso máster, la de la profesora Laura Nuño, que reconoce que nunca dio clases a Cifuentes. Habían pasado 7 días desde que Rajoy diera su apoyo explícito a la madrileña y desde Argentina evitó hacerlo de nuevo. Cristina Cifuentes había pasado en una semana a ser "un tema" que deben resolver "los partidos":

Esto es un tema de los partidos (...) Ese tema tiene su lugar, donde está residenciado y espero que allí se resuelva a la mayor celeridad posible y con el mayor sentido común posible, que falta hace (...) El otro asunto... ya he respondido.

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?