Hoy por HoyHoy por Hoy
Política

Casi la mitad de los españoles apoya un cordón sanitario a Vox

La encuesta de 40dB para la Cadena SER y El País refleja que la entrada de la ultraderecha en el Gobierno preocupa o genera miedo al 59% de los españoles mientras que casi la mitad de ellos, el 47,6%, cree que habría que imponerle un cordón sanitario en las instituciones. El 42% de la población general cree sin embargo que hay que tratar a Vox como un partido más

Madrid

Hasta que el pasado jueves el PP decidió hacerse el harakiri, la política española estaba centrada en responder a una única cuestión: ¿Qué hacer cuando la extrema derecha llama a la puerta de las instituciones? El sondeo de 40dB para la Cadena SER y El País revela que un 47,6% de la población considera que no hay que tratar a Vox como al resto de las fuerzas políticas. Casi la mitad de los españoles apuestan imponerle algún tipo de cordón sanitario: no permitir su entrada en el gobierno, debatir sin llegar a acuerdos o directamente plantear su ilegalización. Los votantes del PP, en un 71,4%, creen que hay que relacionarse con ellos con normalidad.

Más información

El resultado de las elecciones en Castilla y León, de las que apenas han pasado ocho días, obliga a los partidos a afrontar ese debate. Por primera vez Vox obtiene una fuerza suficiente para reclamar su entrada en un ejecutivo y, también por primera vez, los de Abascal están decididos a hacerlo. Si Alfonso Fernández Mañueco quiere revalidar la presidencia de la Junta tendrá que atender a las peticiones de la ultraderecha que exige conformar un gobierno de coalición.

A la mayoría de los votantes del PP no les preocupa la irrupción de un partido como Vox a su derecha. Es más, el 46,6% reaccionaría con satisfacción o tranquilidad ante el caso hipotético de que dirigentes de la formación que lidera Santiago Abascal llegasen a ocupar cargos ministeriales. Solo un 32,8% del electorado popular ve esa posibilidad con preocupación o miedo. Entre los encuestados en general, la visión cambia. La respuesta más común de los españoles ante esa posibilidad es de preocupación, para un 37,5%, y de miedo para un 21,4%. Si además quienes responden son votantes habituales de PSOE o Unidas Podemos, la cifra asciende hasta rondar el 50%.

Los resultados que arrojaron las urnas el pasado 13 de febrero en Castilla y León obligan por primera vez a responder a la pregunta que ya se han hecho en otros países de Europa. ¿Cómo reaccionar cuando la ultraderecha pide formar parte de las instituciones? Entre la población general la respuesta más habitual (en un 42%) es tratarla como al resto de partidos y no desplegar cordones sanitarios. Un dato que asciende si a los que se les hace esta pregunta son votantes del PP, que después de los de Vox son los que más a favor están de abrirles las puertas de los ejecutivos (en un 71,4% y un 76,3% respectivamente). Solo un 21,1% de los españoles defiende que no hay que permitir su entrada en ningún órgano de poder.

Pero la encuesta permite ir más allá. Son una minoría de los encuestados los que creen que hay que debatir con Vox, pero sin llegar a acuerdos (un 9,6%) y los que creen que hay que negarles el debate en el parlamento (un 5,3%). Un 11% apuesta por su ilegalización. Entre los votantes de los partidos de izquierda, que estas últimas semanas también han debatido sobre este asunto, la opción preferida es impedir su entrada en el gobierno: un 31,2% de los votantes del PSOE y un 34,5% de los de Unidas Podemos así lo creen. Casi un tercio del electorado de la formación morada defiende la ilegalización como vía para hacerle frente.

Vox, una opción atractiva para el electorado del PP

El hecho de que una mayoría de los votantes populares, casi un 60%, esté de acuerdo en catalogar a Vox como un partido de extrema derecha, no impide que ese mismo electorado vea, en líneas generales, con bastante simpatía al partido que lidera Santiago Abascal. La formación ultra tiene entre los electores de la derecha clásica una buena imagen: un 65,2% cree que sus políticos son “muy o bastante valientes” y más de la mitad los ve como “muy o bastante honestos”. De hecho, buena parte de ellos opta por definir a Vox como un partido nacionalista español o patriota (22,5% y 24,6%, respectivamente), mientras que entre la población general el calificativo más elegido (un 28,5%) es el de fascista.

Esta diferencia entre la percepción general y la que tienen los votantes populares también se da en otras cuestiones: mientras que el 55% de los españoles cree que Vox no respeta a las minorías, cifra que baja a un 37,7% entre el electorado del PP, para el que además la ultraderecha rompe con la corrección política y se atreve a decir lo que mucha gente piensa. Un 73,8% de los ciudadanos que en las pasadas elecciones votaron a Casado creen que Abascal tiene menos complejos en ese sentido.

El perfil del votante: hombre, adulto y de ciudad

El sondeo elaborado por 40dB para la Cadena SER y El País revela que el partido de Santiago Abascal no tiene un votante prototipo. Aunque si hubiese que dibujar un perfil, el elector medio sería hombre (un 16,2% de los españoles apuestan por ese partido frente al 9,9% de las mujeres de nuestro país), de entre 45 y 54 años (aunque el partido tiene niveles de aceptación similares entre jóvenes, adultos y mayores, el mayor porcentaje de voto, un 14,9 se sitúa en esa franja) y que vive en un entorno urbano (alrededor del 14% de los residentes en ciudades de más de 20.000 habitantes optarían por su papeleta).

Ni la situación laboral ni el estatus económico parecen variables determinantes a la hora de definir ese perfil. El porcentaje de la población trabajadora, pensionista o sin empleo que votaría a Vox si hoy se celebrasen elecciones es similar: un 13%. El dato baja hasta el 9,9% entre los estudiantes. Si lo que se observa es el nivel de renta, ocurre algo parecido. La simpatía por la formación ultraderechista entre los españoles con mejores condiciones económicas (clase media alta y alta) y los que tienen una situación menos favorable (clase media baja y baja) es del 12,3% y el 12,6% respectivamente. Un 14,6% de los que se reconocen como clase media optaría hoy por su candidatura.

Ficha técnica

  • ÁMBITO: España
  • UNIVERSO: Población general residente en España (excepto Ceuta y Melilla) a partir de 18 años de edad y con derecho a voto
  • TAMAÑO DE LA MUESTRA: 2.000 entrevistas. Cuotas por sexo, edad, Comunidad Autónoma, tamaño de hábitat y clase social
  • PROCEDIMIENTO: Entrevista online (CAWI)
  • ERROR MUESTRAL: ±2,2% (95% de confianza)
  • FECHA DE REALIZACIÓN: 27/01/2022 a 01/02/2022

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad