Internacional

Fracasa el corredor humanitario que Rusia prometió este lunes y la ONU intensifica esfuerzos para que se retome el diálogo

Desde el Kremlin anunciaron esta mañana un alto al fuego para favorecer la salida de civiles, pero Kiev ha denunciado que "lamentablemente" no habían llegado a un acuerdo

Vista general de la acería de Azovstal, en Mariúpol. / OLEG PETRASYUK (EFE)

Moscú

Rusia ha anunciado este lunes un alto el fuego a partir de las 11:00 GMT de hoy para la evacuación de los civiles que se encuentren en la sitiada acería Azovstal, en la ciudad de Mariúpol, en el sureste de Ucrania. Las unidades de Fuerzas Armadas de Rusia y de la república popular de Donetsk cesarán las acciones de combate, se retirarán a una distancia razonable y permitirán la evacuación de civiles "en la dirección que ellos elijan", declaró el jefe del Centro de Control de Defensa Nacional, coronel general Mijaíl Mizíntsev.

Sin embargo, como ha sucedido en ocasiones anteriores, este corredor ha resultado fallido. Iryna Vereshchuk, viceprimera ministra ucraniana, reconoció que ambos bandos "lamentablemente" no habían llegado a un acuerdo. Subrayó que un corredor humanitario anunciado unilateralmente por una de las partes en conflicto no puede ser considerado seguro para los evacuados.

Más información

"Esto sería posible de creer si los rusos no hubieran saboteado en muchas ocasiones los corredores humanitarios", subrayó. También recordó que Kiev ha pedido a Guterres que se convierta en iniciador y garante del corredor que permita la evacuación segura de los civiles de Azovstal, último bastión de la resistencia ucraniana en el puerto bañado por el mar de Azov. "Confiamos en que las negociaciones del secretario general de la ONU con representantes rusos den resultados", agregó.

Desde hace semanas el Gobierno de Ucrania exigía la apertura de un corredor humanitario desde la planta de acero para evacuar a los 1.000 civiles y 500 soldados que soportan el asedio de los rusos.

La planta siderúrgica de Azovstal es, según los rusos, el único enclave de Mariúpol que resiste sus ataques. En sus túneles e instalaciones se refugian aún civiles y soldados ucranianos en condiciones infrahumanas. El resto de la ciudad, a orillas del Mar de Azov, ha sido prácticamente destruido por los bombardeos rusos desde el inicio de la invasión del país, el pasado 24 de febrero.

El gobierno ucraniano ha pedido a la ONU que garantice la seguridad del corredor humanitario que ha planteado Rusia para evacuar civiles de la fábrica de acero de Mariúpol, el último bastión de la resistencia ucraniana. No se fían de las tropas rusas que, según el primer ministro, han cometido ahí el peor crimen de guerra.

Reunión ONU-Turquía para que se retomen los contactos

El secretario general de la ONU, António Guterres, antes de llegar a Moscú, se reunió en Ankara con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que se ha presentado como mediador en el conflicto.

Ambos subrayaron la "necesidad urgente" de que haya acceso a los corredores humanitarios para evacuar a civiles y suministrar ayuda a las comunidades afectadas por el conflicto, según informó la ONU en un comunicado.

"El objetivo común es poner fin a la guerra cuanto antes y crear las condiciones para terminar con el sufrimiento de los civiles", señala la nota. Guterres apoyó los esfuerzos mediadores de Turquía, que ha albergado varias reuniones en las que llegó a discutirse un posible plan de paz, pero ahora mismo las negociaciones están congeladas.

El dirigente de Naciones Unidas, que se reunirá el jueves en Kiev con el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, ha pedido repetidamente un cese de las hostilidades y la semana pasada buscó una tregua humanitaria coincidiendo con la Pascua ortodoxa, pero no obtuvo respuesta por parte rusa.

Por si hubiera alguna duda, el embajador adjunto de Rusia ante la ONU, Dmitry Polyanskiy, comentó desde Nueva York: "No creemos que un alto el fuego sea una buena opción ahora mismo".

215 niños muertos desde el inicio de la guerra

Las autoridades de Ucrania han cifrado este lunes en 215 el número de niños que han muerto en el país desde el inicio de la guerra. En total, más de 3.800 civiles han muerto durante la invasión rusa. Los heridos son más de 4.000, según la Fiscalía ucraniana.

Asimismo, ha destacado que la región de Donetsk (este) es la que acumula un mayor número de niños víctimas del conflicto, con 124 entre muertos y heridos, seguida por la capital, Kiev, con 114, y Járkov, con 93. Por detrás figuran Chernígov, Jersón, Mikolaiv, Lugansk, Zaporiyia, Sumy, la ciudad de Kiev y Yitomir.

Por último, el organismo ha indicado que, desde el inicio del conflicto, un total de 1.500 instituciones educativas han sufrido daños materiales a causa de los ataques por parte de las fuerzas rusas y las milicias de las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk, al tiempo que ha señalado que 102 de ellas han quedado "completamente destruidas".

Rusia pide que Ucrania enseñe la bandera blanca

El comunicado precisa que el anuncio de alto el fuego para permitir la evacuación será leído cada 30 minutos por altavoces para que pueda ser oído en el interior de la planta.

"La disposición de la parte ucraniana a comenzar la operación humanitaria debe ser confirmada con la exhibición de bandera blancas en el perímetro o al menos en algunos sectores de Azovstal", añadió Mizíntsev.

El jueves de la semana pasada, el presidente ruso, Vladímir Putin, canceló la orden de asaltar Azovstal, cercada hace varias semanas, y argumentó su decisión con la necesidad de pensar más en salvar la vida y la salud de los soldados y oficiales rusos.

Ataques rusos a estaciones de tren

Mientras se anuncia el alto el fuego en la acería de Mariúpol, el ejército ruso ha atacado cinco estaciones de tren en el centro y el oeste de Ucrania. Su objetivo es "destruir sistemáticamente" las infraestructuras del país, según los responsables de los ferrocarriles ucranianos.

"Las tropas rusas continúan destruyendo sistemáticamente la infraestructura ferroviaria. Esta mañana (lunes), en una hora, cinco estaciones de tren en el centro y oeste de Ucrania fueron atacadas", publicó el director ejecutivo de Ferrocarriles Ucranianos, la compañía ferroviaria estatal, Oleksandr Kamyshin. Según explicó en su cuenta de Telegram el responsable de la compañía, al menos 16 trenes de pasajeros tuvieron que ser detenidos. "Se han reportado bajas, estamos intentando aclarar la información", agregó Kamyshin.

Algunos de los trenes afectados por el ataque ruso son usados por ciudadanos que huyen de las zonas bombardeadas.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad