Hora 25La firma de Aimar Bretos
Opinión

Aimar Bretos plantea las 14 preguntas por responder sobre el espionaje con Pegasus a Pedro Sánchez y Margarita Robles

El Gobierno ha anunciado hoy que se espió con el software israelí al presidente del Gobierno y a la ministra de Defensa; un extremo sobre el que todavía se ciernen varias preguntas

Madrid

Hoy el Gobierno ha anunciado por sorpresa que el presidente del Gobierno y la ministra de Defensa fueron espiados con el software israelí Pegasus -que teóricamente manejan solo Estados- hace exactamente un año, entre mayo y junio de 2021. El Ejecutivo ha apuntado a la posibilidad de que otro Gobierno o una empresa multinacional haya accedido a los móviles de los dos miembros del Consejo de Ministros. En el caso de Sánchez, se habría extraído casi 3 gigas de datos, mientras que a Robles 9 megas. En cualquier caso, todavía quedan muchas preguntas por responder sobre un hecho que ya está en manos de la Justicia. Las ha planteado Aimar Bretos al inicio de Hora 25.

Aimar Bretos plantea las 14 preguntas que quedan por responder sobre el espionaje con Pegasus a Pedro Sánchez y Margarita Robles

Aimar Bretos plantea las 14 preguntas que quedan por responder sobre el espionaje con Pegasus a Pedro Sánchez y Margarita Robles

02:46

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1651515205154/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Las preguntas que quedan por responder

-¿Quién ha sido? ¿Quién ha robado y quién tiene en sus manos información del móvil del presidente del Gobierno y la ministra de Defensa?

-¿Cómo se puede tardar un año en descubrir que el teléfono del presidente tenía un programa espía, o había sido atacado con un programa espía?

--¿De verdad el Centro Criptológico Nacional no controla muy a menudo, cada X días o semanas, el móvil más sensible del país, que es el del Presidente del Gobierno?

--¿No hay controles permanentes para descartar que esté pasando lo que se ha demostrado que estaba pasando: que alguien estaba robando información del teléfono del presidente del Gobierno?

--Si no se llega a haber publicado la semana pasada el espionaje a móviles de independentistas, ¿no se habría chequeado el móvil del presidente en busca expresamente del rastro de Pegasus?

--Si se había hecho antes, ¿por qué no había dado resultado hasta ahora?

--Si existen revisiones rutinarias a los teléfonos de los altos cargos y esas revisiones no habían detectado la infección, ¿qué o quién falla en esos controles para que este espionaje que se ha descubierto este fin de semana no se haya detectado en todo un año?

--¿Qué procedimiento se va a seguir a partir de ahora?

--¿Qué tipo de contenido han robado? ¿Mensajes, contactos, datos, fotos, vídeos?

--¿Está relacionado este espionaje con el episodio de supuesto hackeo al móvil del entonces ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, hace dos años?

--¿Hay motivos fundados para descartar que el espionaje se haya cometido desde dentro del Estado, como ya sucedió hace décadas?

--Sin embargo, la opción que sí ha barajado el Gobierno es la de que se trate de una corporación multinacional. O sea, una empresa. ¿Pero no quedábamos en que la empresa de Pegasus solo le vendía el programa a gobiernos? ¿O es que eso no era así?

--¿Ha pedido el Gobierno explicaciones -o por lo menos información- a la empresa israelí que vende el programa Pegasus?

--Y una última. Cuando hoy parte del independentismo pone en duda la información sobre el espionaje al Gobierno central, ¿en base a qué lo hace? Ha dicho Laura Borràs, la presidenta del Parlament: "No cuela". ¿Sí hay que dar por bueno el espionaje cuando las víctimas son independentistas, pero cuando el Gobierno central reconoce haber sido espiado la respuesta de parte del independentismo es ponerlo en cuestión?

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad