A vivir que son dos días AsturiasA vivir que son dos días Asturias
Gente

Despertar vocaciones en ciencias e ingeniería, pero sobre todo aprender a trabajar en equipo. Ese es el objetivo del programa Greenpower

En él participan los niños asturianos del equipo HARS. Con su vehículo, montado pieza a pieza, han conseguido ya muchos éxitos

El equipo asturiano Hars defiende con éxito su participación en el programa Greenpower Aprendemos ingeniería y trabajo en equipo y disfrutamos con los amigos, dicen sus pequeños participantes

El equipo asturiano Hars defiende con éxito su participación en el programa Greenpower Aprendemos ingeniería y trabajo en equipo y disfrutamos con los amigos, dicen sus pequeños participantes

13:58

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1652012212367/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Asturias

Se trata un proyecto enmarcado en la categoría fórmula Goblin del proyecto educativo Greenpower, con origen en Inglaterra. El equipo procedente de Las Regueras formado por seis niños de nueve años, ha participado ya en dos carreras, todas disputadas en el País Vasco, donde existe bastante tradición de participación en el programa. En la del del 20 de marzo que tuvo lugar en en Bermeo obtuvieron el primer premio de la clasificación general, el primero en la categoría "slalom" y el segundo en la categoría de "sprint", pero además se llevaron premio al espíritu greenpower a la deportividad, compartido con otros dos equipos. Ese es el que mejor sabor de boca dejó al equipo, confiesan en A vivir que son dos días Asturias, lo ganaron por incluir en su equipo a otros dos niños, explica uno de los padres de los participantes Carlos García de la Mata "el espíritu greenpower consiste en ser compañeros y cooperar, resultó duro pero nos desbloqueamos y lo conseguimos.

"Nuestro coche corre más que los demás, llega a 30 kilómetros hora"

El programa está concebido como una excelente fórmula para despertar vocaciones entre los participantes y dirigirlos hacia estudios relacionados con las ciencias, la tecnología, la ingeniería o las matemáticas. Lejos de verle esa utilidad para el futuro, los niños destacan lo bien que se lo pasan con sus amigos. Lo cierto es que la experiencia está siendo muy rica ya que han aprendido a poner un vehículo en marcha de la nada, montando las piezas separadas que recibieron tras sumarse el programa. No fue económico en ningún sentido, ni en el del esfuerzo ni el literal, ya que lo primero que tuvieron que hacer es afrontar cómo conseguir entre todos los 3000 euros que costaban las piezas del vehículo, "vendieron lotería, participaron en el festival de la castaña valduna en el concejo de las Regueras", recaudaron dinero en Gijón Oviedo, Grao, cuenta el padre de uno de los pequeño. De hecho para algunos niños la experiencia de "recoger el dinerito" fue lo mejor vencer ya que consiguieron entre otras cosas "vencer miedo al ridículo".

Para conseguir el objetivo final el grupo hizo talleres de diseño gráfico para crear su logo, que representa los valores del equipo. A ellos cuales han llegado por consenso y con la implicación del coach Francisco Vallina, quien les ayudó además a cohesionarse y a gestionar sus emociones, que no son pocas en estos momentos, "nos ayudó al trabajo en equipo" dice uno de los niños, otro de ellos explica que las siglas de su equipo responden a "honesto, activo, rápido y smart"

La próxima cita será el 5 de junio en Barakaldo

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad