Opinión

La Virgen de la Cueva, sin hermandad pero con miles de devotos

El autor, Carlos Navarro Antolín, subdirector de Diario de Sevilla, reflexiona sobre la necesidad de apostar por políticas que nos ayuden a sobrellevar un problema cíclico en Sevilla: la sequía

Carlos Navarro Antolín, subdirector del Diario de Sevilla: La Virgen de la Cueva, sin hermandad pero con miles de devotos

Carlos Navarro Antolín, subdirector del Diario de Sevilla: La Virgen de la Cueva, sin hermandad pero con miles de devotos

01:54

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1663748923065/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Sevilla

Las reservas han caído del 30 al 20% en muy poco tiempo. Hemos bebido mucha agua este verano. Lógico por las olas de calor que hemos soportado.

Las sequías son una problema cíclico. Todos recordamos días de restricciones, bandos municipales y aquellos años que nos pasamos reclamando el pantano de Melonares que, por fin, llegó. ¡Y menos mal! Si no fuera por Melonares, Antonio Muñoz ya nos habría cerrado el grifo varias horas al día.

Nos pasamos la vida haciendo previsiones. Septiembre iba a ser horrible con la inflación, la guerra que no acaba, las polémicas políticas que no cesan… Pero al final nos comienza a faltar lo  básico: agua para beber, agua para vivir, agua para trabajar. El hombre propone y la naturaleza se impone.

Quizás tendríamos que perder tanta angustia anticipativa y vivir al día en el mejor sentido, porque cada jornada tiene su afán. No podemos hacer llover, nos faltan druidas aunque nos sobren aspirantes a Panoramix. Pero podríamos promover esas políticas fundamentales para sobrellevar mejor estos días de carencias. Algún pantano más, la lucha contra las fugas y contra las captaciones ilegales, mejores redes de abastecimiento, la potenciación del ciclo integral de tratamiento del agua…

Los romanos fueron ingenieros expertos en conducir el agua. Ahí nos quedan restos de los Caños de Carmona. La cultura árabe nos enseñó a cuidar el agua y la sombra. Ahí tenemos la trama urbana de calles estrechas o las canalizaciones del Patio de los Naranjos.

Melonares es de lo mejor que hemos hecho desde la reinstauración de la democracia. Una infraestructura básica, capital, que mejora la calidad de vida de los sevillanos.

Que no quiero verlo, que no quiero verlo… el bando de Antonio Muñoz cortando el agua, que no quiero verlo. Que llueva, que llueva… la Virgen de la Cueva. Una Virgen sin hermandad, pero que ahora suma miles de devotos.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad