Sociedad

El águila perdicera y el sisón, amenazados por el auge de la agricultura y la ganadería intensiva en Aragón

SEO BirdLife advierte, en el Día Mundial de las Aves, que la intensificación de la agroganadería ha puesto en peligro varias especies que habitan en Aragón

Govern

La pérdida del paisaje estepario en Aragón a consecuencia del auge de la agricultura y la ganadería intensiva ha puesto en peligro a dos especies de ave que habitan en Aragón, el águila perdicera y el sisón, que incluso podrían desaparecer. Lo advierte la organización ecologista SEO BirdLife que, en el Día Mundial de las Aves, apunta que Aragón ha perdido más de la mitad de la población del águila perdicera desde los años 90. “En aquella fecha teníamos contabilizadas unas 60 parejas, que ya no eran muchas, pero es que ahora apenas llegan a las 20”, señalaba su delegado en la comunidad, Luis Tirado.

Una situación similar vive el sisón, un ave de aspecto similar a una perdiz grande que cría en zonas esteparias, de pastoreo u otros modelos de explotación de baja intensidad que en Aragón se están perdiendo, al igual que este pájaro, que se declaró en peligro de extinción en el año 2022. “Al desaparecer el ganado extensivo, se intensifica la agricultura y el sisón se ve claramente desfavorecido”, añade Tirado.

La superficie de barbecho que necesitan este tipo de aves se ha reducido mucho con la agricultura intensiva, lo que propicia la pérdida “de hábitats de nidificación y de alimentación para muchas especies de animales, incluída el sisón”, detallan desde SEO BirdLife.

Un 64% menos

En el último censo realizado en 2016 se estimó que en Aragón había 1.804 sisones, un 64% menos que el último registro del año 2005. En puntos de la comunidad como las comarcas de La Litera o Cinca Medio ya se da por extinguido y al borde de hacerlo en otras como Monegros, donde el regadío se ha llevado por delante buena parte del paisaje estepario original.

Otras aves como los linderos y los eriales también se han reducido al máximo debido a la concentración parcelaria. Una situación que se agrava, además, con la reciente proliferación de parques eólicos y solares en Aragón.

Las consecuencias de la sequía para las aves de Gallocanta

La laguna de Gallocanta, uno de los puntos donde más aves se concentran de Aragón, celebran el Día Mundial de las Aves en medio de un escenario complicado para su entorno, que adolece la sequía y que, según prevén los expertos, está entrando en un nuevo ciclo más seco. La única pátina de agua que queda de esta laguna endorreica, que se nutre únicamente de lluvia, ha aumentado su nivel de salinidad, lo que afecta los microorganismos, pero también a las aves.

La colonia de hasta más de mil flamencos que ha llegado a residir en el humedal, se ha marchado a zonas con más aguas. ¿Volverán? sí, pero posiblemente ya no para quedarse, ya que “las condiciones que se encuentran en estos momentos no son las más adecuadas para pasar aquí el invierno”, como advierte la educadora medioambiental, Carmina Franco.

Las grullas llegarán a finales de noviembre aunque, si continúa la sequía, su parada será más corta. Se prevé también que con este auge de la temperatura su llegada sea también paulatina durante todo el otoño.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00