Directo

HOY POR HOY Sigue el programa especial desde Lugo, con Àngels Barceló

Actualidad

"Trataban muy mal a la tía Isabel": las versiones contradictorias de los hijos de Luis Lorenzo y Arancha Palomino

Uno de los menores ha relatado a la Guardia Civil que bajaban a la mujer al garaje porque "decían que cuando tenía diarrea dejaba un olor horrible" mientras el otro vástago defiende el buen trato a la fallecida

Archivo-. Arancha Palomino y Luis Lorenzo a la salida del juzgado. / Antonio Gutiérrez - Europa Press

Asturias

El culebrón que rodea a la muerte de la tía política de Luis Lorenzo sigue escribiendo nuevos capítulos. ¿Murió envenenada? Es la pregunta que, con la información que hay sobre la mesa, nadie responde al 100%. Ni siquiera los profesionales sanitarios de Asturias y Madrid se ponen de acuerdo en el estado de salud de la anciana. Ante esta situación, una psicóloga y una criminóloga del equipo de Análisis del Comportamiento Delictivo de la Guardia Civil se han entrevistado con los hijos del actor y de Arancha Palomino, ambos de 10 y 11 años y producto de relaciones anteriores tratando de buscar información sobre lo sucedido y las relaciones de la mujer con la pareja.

Más información

Según desvela 'Caso Abierto' las versiones de ambos resultan contradictorias a ojos de los especialistas. Uno de los niños defiende el trato dado a la tía Isabel, incluso señala que la mujer se trasladó a Madrid a petición propia mientras el otro asegura que la mujer fue maltratada y vejada durante su estancia en la vivienda que el matrimonio compartía en la capital de España. "Fueron a Asturias, se llevaron a Isabel por la noche y la dejaron en la casa de Madrid. El primer fin de semana que la vi estaba contenta. Al tercer día, ya estaba mal, con pocas ganas de hacer nada, como medio dormida en el sofá", ha apuntado. En los testimonios revelados por 'Caso Abierto', el pequeño que llegó a convivir de forma intermitente con la mujer, asegura que "trataban muy mal a tía Isabel".

Un detalle de la situación se refiere a la alimentación. "No la dejaban comer con ellos en la mesa del salón. Ella comía con nosotros (los niños) en la cocina, pero no se podía mover. Yo les decía: '¿Pero no os dais cuenta de que esta señora no puede comer porque está mal?'. La comida se quedaba ahí hasta el día siguiente, se pudría y la tenían que tirar", ha explicado. Además "la bajaban al garaje porque decían que cuando tenía diarrea dejaba un olor horrible. Claro, daban una comida horrible porque ahí solo comemos macarrones, es la única comida que hay (…). Le gritaban: 'Isabel, todo lo que haces es un desastre'". En el relato añade que "como no se podía vestir porque tenía temblores, se le caía la ropa. No podía hacer nada, como no la ayudaban… pues claro, dicen que era un desastre y no es que sea un desastre, es que si no la ayudáis no va a poder vestirse, ni ducharse, ni comer ni nada".

Tirada en un Vips

Hay más situaciones desagradables relatadas por el hijo como el día que "la dejaron tirada en un Vips". En el testimonio el menor asegura que la pareja argumentaba la imposibilidad de llevarla a la Warner porque "era muy lenta y con tanto jaleo se iba a estresar. Ella decía que no quería estar sola y… nada, la dejaron ahí a las diez de la mañana y hasta las ocho de la tarde no volvimos a por ella. Entonces, los señores del Vips les dijeron que cómo podían hacer eso con una señora mayor, que es una falta de educación, que esta pobre señora no podía ni moverse y la hemos tenido que ayudar. Ellos se pusieron chulos y se largaron con Isabel". El niño recuerda que aquella noche la anciana "se quedó toda la noche despierta diciendo: '¡Que tengo hambre!'. Y ellos, durmiendo, no le hacían caso". Algo similar ocurrió cuando la pareja "aprovechó que se había quedado dormida en un Dunkin' Donuts para dejarla allí e irse a comprar ropa a Zara. Cuando Isabel se despertó, se empezó a estresar y se perdió por el centro comercial. La encontró un policía que llamó la atención" de la pareja pero nada más.

Desheredar a todos

La versión de este menor, siempre según la información de 'Caso Abierto, nada tiene que ver con la del otro hijo. El niño transmitió a la Guardia Civil que hubo una época en la que "grababa todas las conversaciones que tenía con mi tía abuela. Recuerdo que un día le dijo a mamá: 'Yo te doy la herencia a ti, Arancha, no quiero que mi familia toque nada… Solo tú la vas a tocar. Llévame a un notario, voy a desheredarlos a todos'. Yo lo escuché y lo tengo grabado". El menor también justifica lo sucedido en la Warner diciendo que a Isabel le da "vergüenza" ir. Para la Guardia Civil esta última versión es "vaga" y llena de "contradicciones y distorsiones" porque el niño "ha estado expuesto a una gran cantidad de información post-evento sobre la investigación de los hechos."

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad