Sociedad

"Me hacía tocamientos y me pedía sexo oral": un exseminarista menor cuenta el infierno que vivió en Tenerife

Se trata del primer testimonio de un menor de trece años que sufrió abusos sexuales en el Seminario menor de La Laguna por parte de un seminarista mayor de edad que presuntamente le acosaba. Con solo doce años, un distributario mayor de edad le agarró la cabeza y le forzó sexualmente, acercándole a sus genitales y obligándole a practicar sexo oral.

El Seminario está ubicado en el municipio de La Laguna. / CADENA SER

Tenerife

José entró en el Seminario menor de La Laguna en 2012, cuando tenía once años y cursaba sexto de primaria. Cuando llegó a segundo de la ESO, dos años más tarde, tenía trece años y empezó a vivir un auténtico infierno en primera persona. José, -cuyo nombre no es real,- relata los presuntos abusos sexuales que sufrió durante su internamiento en el Seminario por parte de un distributario, un seminarista mayor de edad al cargo de los menores.

"Me invitaba a ver santitos en su habitación, una vez cerró la puerta estando dentro y me sentí súper incómodo", explica José. El distributario le agarró la cabeza y le forzó, acercándola a sus genitales y obligándole a practicar sexo oral. Se trata del primer testimonio de un menor de trece años que sufrió abusos sexuales en el Seminario menor de La Laguna por parte de un seminarista mayor de edad que presuntamente le acosaba.

José describe los abusos sexuales que sufrió en el seminario

03:09

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1653335868337/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

"Me quería ir del Seminario, mis padres me preguntaban por qué y yo no quería decirles nada. Solo lloraba y me quería ir del Seminario, hoy lo cuento y me pongo nervioso", explica. Le amenazaba para que le practicara felaciones e incluso le llegó a encerrar en su habitación, siempre según el testimonio de la víctima, intentando forzarle sexualmente. "Una tarde fui a estudiar con él, todo era normal hasta que me puso la mano en el muslo. Me empecé a sentir incómodo y no le di importancia", explica José.

La mano del distributario se acercó cada vez más a sus genitales, "yo tenía doce años, no era muy avispado, pero me di cuenta de que me estaba metiendo mano. Le dije inmediatamente que me sentía incómodo y me fui rápidamente a mi habitación", cuenta José. El testimonio del exseminarista constituye la segunda parte de una investigación sobre los abusos sexuales en el seno de Iglesia en Tenerife. El distributario que presuntamente abusó sexualmente de este menor, lo hizo también de otros menores, uno de ellos denunció y logró que le condenaran en 2018. Sin embargo, hasta hoy, ninguna de las víctimas había hablado públicamente.

Durante cuatro años el ex seminarista mantuvo en silencio todo lo que sufrió: "Tan solo se lo conté a mi director espiritual"

José confesó los abusos sexuales a su director espiritual

01:20

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1653335969698/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Según ha revelado la propia víctima, el director espiritual de los menores en aquel momento y hoy párroco de Tenerife, -además de una persona muy cercana al entorno del Obispo de La Laguna-, conocía perfectamente los hechos y animó a la víctima denunciar, pero nunca lo hizo. "Obviamente él no puede decir nada, yo fui listo y se lo dije en confesión. Por eso él no puede decir nada. Se quedó asombrado y me dijo que debía contarlo, me animó a contarlo, pero no le hice caso", explica José. Estos presuntos abusos sexuales quedaron por lo tanto durante cuatro años en el sigilo sacramental de un confesionario.

El autor de los abusos fue juzgado a consecuencia de que otro de los menores acabó denunciando el caso apoyado por su familia. Un glosario de presuntos abusos sexuales, tocamientos, insinuaciones que según José y según otros exseminaristas menores, -si bien han sido juzgados-, no han salido a la luz, no se han contado públicamente ni mucho menos ha sido objeto de debate en la sociedad tinerfeña y canaria. Sus protagonistas jamás han hablado de lo que vivieron allí dentro fuera de la sede judicial y según José, todavía queda mucho que contar.

"Yo no quería denunciar porque no sabía qué consencuencias tendría. Hay más personas que han pasado por cosas como esta y por cosas peores que yo, pero no se atreven a hablar. Si me están escuchando, que se animen, que no tengan miedo a decir las cosas", explica José. "Hay bastantes compañeros que les han pasado cosas pero no quieren abrir la boca porque no se quieren meter en problemas", añade. "Sinceramente, salir del Seminario fue un cambio para mi y me alegro de haber salido. Mis compañeros pensarán lo mismo, estarán rehaciendo sus vidas y volver a hablar del seminario es... pff... mucha mierda", concluye.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad