Sociedad

El alcalde de Los Realejos pide al Gobierno de Canarias que paralice el Plan Rector del Parque Nacional del Teide

Adolfo González recuerda en un comunicado que Los Realejos forma parte del Parque Nacional y lamenta que para la redacción del PRUG "no se ha tenido la sensibilidad de establecer un diálogo previo con los ayuntamientos, colectivos cuya actividad se ve afectada o ciudadanía en general”

Visitantes en el Parque Nacional del Teide(EFE)

Santa Cruz de Tenerife

El alcalde de Los Realejos, Adolfo González, solicitará formalmente al Gobierno de Canarias la paralización de la tramitación del Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del Parque Nacional del Teide que, entre cuestiones, podría provocar que elementos patrimoniales como la simbólica Cruz de Fregel o de la Degollada estén en riesgo de demolición. Adolfo González recuerda en un comunicado que Los Realejos forma parte del Parque Nacional y lamenta que para la redacción del PRUG "no se ha tenido la sensibilidad de establecer un diálogo previo con los ayuntamientos, colectivos cuya actividad se ve afectada o ciudadanía en general”.

Ni siquiera a través de la Federación Canaria de Municipios (Fecam) se ha dado traslado de trámites o comunicaciones previas "y nos hemos enterado en estos días a través de la prensa de un plan de especial relevancia y envergadura para la isla que, entendemos, debió trabajarse y consensuarse en sociedad y antes de su publicación, motivos por los que se ha generado rechazo, alarma y preocupación social”. “Ante asuntos como restricciones, gratuidad de acceso y usos del parque tanto por residentes como por turistas se ha optado como norma general por la prohibición en lugar de por la regulación”, añade el alcalde, quien apunta que debe haber un equilibrio entre conservación y usos públicos del espacio natural en cuestión.

Adolfo González pone en entredicho que el nuevo sistema de movilidad propuesto, consistente en la construcción de tres grandes infraestructuras en Vilaflor, El Portillo y Chío para estacionamiento de vehículos, recepción de visitantes y traslado al parque, es contrario al objetivo principal de salvaguarda de los entornos naturales, lo que "nos siembra la duda sobre la sostenibilidad ambiental y sobre su costo”. Para el alcalde de Los Realejos, “siendo conscientes de lo limitado de nuestro territorio y de la necesidad de regular para proteger, no es de recibo encontrarnos de repente con una propuesta que prohíbe el libre tránsito en el Parque Nacional sin plantear alternativas equilibradas, serias y coherentes, lo que afecta a nuestra histórica y cultural relación con nuestra tierra y nuestro paisaje, así como a nuestro modelo productivo”.

A ello hay que añadir que elementos patrimoniales como la simbólica Cruz de Fregel o de la Degollada estarían en riesgo de demolición conforme a esta propuesta de Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional del Teide, lamenta Adolfo González. En cuanto a otros usos del parque recogidos en el PRUG redactado por el Gobierno de Canarias, indica el mandatario realejero que no se permiten actividades deportivas de más de 50 participantes ni espectadores, con lo que las carreras de montaña o pruebas ciclistas se limitarán a las vías asfaltadas, lo que pone en riesgo la continuidad de citas deportivas ya consolidadas. Añade que la práctica de la escalada pasará de ser actividad tradicional a extraordinaria, se prohíbe el uso de bastones a los senderistas, se considera incompatible con los usos del parque la actividad tradicional recreativo-deportiva de la caza como aprovechamiento de animales silvestres y hay "una clara afección" a la actividad apícola. Por ello exigirá la paralización de la tramitación del PRUG y pedirá “que se dé voz a la ciudadanía del municipio y de toda la isla para, en consenso, decidir qué modelo queremos y se aborde desde un principio con plazos más amplios”.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad