Directo

CASO KOLDO Última hora de Ábalos, en directo: reacciones al 'caso Koldo' y su desafío al PSOE

Sociedad

Gracias al REF, en Canarias se aplica el 0% de IGIC en la factura de la luz

El Régimen Económico y Fiscal garantiza que en Canarias existan unos precios equivalentes a los del resto de España a pesar de los sobrecostes que implica producir electricidad en las islas

Un REF para todos

Un REF para todos

10:16

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1696243033888/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Santa Cruz de Tenerife

En Canarias, la particularidad del sistema eléctrico pasa por ser la única región española no conectada a redes energéticas continentales. Es decir, existe una dependencia excesiva de energía y combustibles fósiles del exterior y, aunque existen conexiones entre islas como La Graciosa-Lanzarote, Lanzarote-Fuerteventura, y se trabaja entre la conexión Tenerife-La Gomera, no es suficiente. Canarias cuenta, gracias al REF, con un reglamento singular para paliar el mayor coste previsible que supone la producción eléctrica en las islas. Todo con el objetivo de evitar la discriminación en los consumidores. "Si no tuviéramos el REF, los consumidores tendríamos que asumir el extra coste, y gracias a él, tenemos un precio similar al de península", asegura Mariano Hernández Zapata, Consejero de Transición Ecológica y Energía del Gobierno de Canarias. En Canarias el IGIC aplicable a la factura eléctrica está en el cero por ciento, mientras que el IVA es del 5%.

Los apagones, el último ocurrido en La Gomera, se produce, según explica el Consejero, por la obsolescencia de los sistemas de generación: "son muy antiguos, han superado la vida útil, que se estima en torno a los 25 y en las islas algunos llegan a los 30, 40 o 50 años". También, además de eso, hay problemas con déficit de generación, y estos son precisamente los motivos por los que este 2 de octubre se ha presentado, en consejo de gobierno, la Declaración de Emergencia Energética con el objetivo "de hacer valer, junto al REF, ante el gobierno de España, necesidad de invertir y tomar medidas", sentencia Hernández Zapata.

El REF garantiza que tengamos precios equivalentes a los del resto del país a pesar de los sobrecostes que supone la producción de electricidad en las islas. Pero hay más. Nuestro régimen canario también contempla algo muy importante: que el sistema sea viable, estable y cada vez más autosuficiente.

Suministro de agua

No solo en la electricidad, también el REF interviene en otro recurso igual de valioso: el agua. Elemento de cuya escasez sabemos mucho los canarios. Al inicio de la década de los 80, la capital grancanaria casi había duplicado su población en tan solo 20 años. Un boom al que no pudo dar respuesta el suministro de agua que, además, era cara, de mala calidad y en un gran volumen estaba en manos privadas, los llamados aguatenientes. Comenzaron las restricciones y los cortes de suministro. Muchos recordarán cuando el agua solo entraba en las casas, con suerte, cada tres días. Con este panorama, el ambiente se caldeó en septiembre de 1981 después de que el ayuntamiento subiera las tarifas nada menos que un 104%, lo que convertía el agua de la ciudad en la más cara y deficiente de España.

El cabreo de los vecinos fue mayúsculo, especialmente en los barrios del cono sur que se echaron a la calle desencadenando graves altercados. Vecinos que se negaban a pagar unas facturas desorbitadas y que desembocó en agosto de 1983 en un corte de agua por impago ordenado por el entonces alcalde Juan Rodríguez Doreste. Volvieron las manifestaciones, los cortes de tráfico y las cargas policiales hasta que después de 70 días sin agua, una sentencia judicial obligaba al alcalde a reanudar el suministro. A partir de la guerra del agua, se amplió la capacidad de las plantas desaladoras y poco a poco terminaron los graves problemas de abastecimiento en Las Palmas de Gran Canaria.

El REF y el sector primario

En Canarias, ya no hay pozos y galerías suficientes para extraer agua de consumo, tampoco para el sector primario, y se ha optado por la desalación. Narvay Quintero, Consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca y Soberanía Alimentaria del Gobierno de Canarias, asegura que "tenemos un coste del agua muy por encima del coste medio de la península. Nuestro mayor coste es la elevación, por la desalación." Y esto se produce porque la desalación se lleva a cabo a cota cero, y los cultivos están en medianías o altos. "Elevar el agua de depósito superiores hasta a 500, incluso 800 metros de altitud, supone un coste energético que tendría que asumir el agricultor y lo asume el Gobierno de Canarias gracias al REF", comenta Quintero.

El ciclo integral del agua también incluye la depuración: " depurar, regenerar y reutilizar. No verter el agua regenerada al mar sino utilizarla para regar también supone un coste menor.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00