Opinión

Escándalos por entregas

COMENTARIO CASTAÑEDA 28 FEBRERO

03:05

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1709123615089/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Me reconozco acojonado: temo que la policía judicial entre en mi casa y me pregunte por el origen del puñado de mascarillas, que desde la etapa pandémica, deambulan de mesa en mesa por mi modesto hogar.

Desarmado quedaré si los inspectores llegaran a reclamarme las facturas como comprobantes del pago efectuado por las mismas.

Llegado ese momento tendré que hacer un esfuerzo extremo de memoria, y recordar qué dependiente me las vendió, y si el mismo, en algún momento, me ofreció que las comprara a toda costa, porque así, él y yo nos montaríamos un negocio de pimienta de la P.M.

Acojonado estoy porque las mascarillas económicamente distorsionadas en Canarias y que se han convertido en una serie de escándalos por entregas... o no, ya suman la cantidad redonda de 39 millones de euros.

Primero eran cuatro millones de euros que se fueron diluyendo en el olvido de la distancia y que se creía que ya no serían vistos ni por telescopios de largo alcance situados en las cumbres de nuestra tierra. Luego aparecieron, es un decir, otros 12 millones que han brotado del denominado “Caso Koldo”, pero que son mascarillas huérfanas porque nadie sabe quién la recomendó y quién encargó que se compraran.

Y de momento, de momento, como fin de fiesta provisional, saltan a la palestra otros 23 millones de euros en mascarillas de las que afirman pesquisas judiciales que buena parte de la misma nunca cubrieron boca alguna.

En este último capítulo de las mascarillas investigadas aparecen nombres de sujetos de esta comunidad, que forman parte de esa estirpe tan nuestra y a la que podríamos llamar los amigos del perejil porque aparecen en todas las salsas. Especialmente en el mojo de cilantro verde como el color de los billetes de cien euros susceptibles de convertirse en morados para alcanzar la cantidad de 500 euros.

Nada, que me veo citado en la comisión de investigación que hoy se registra y declarando que yo no sé nada de esas mascarillas que deambulan por mi casa y que delego toda responsabilidad en el farmacéutico al que yo creía un colega total, pero cuya actuación califico de decepcionante y repudiable, y que en consecuencia me voy a mandar un sandwich mixto como Ábalos.

Y háganme el favor de no preocuparse por los 39 millones. La excepcionalidad del momento lo justifica todo.

Manda Trillo

28 de febrero. Buenos días, La Palma. Buenos días, Tenerife

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00