Sociedad

Absuelto un hombre acusado de golpear a su pareja en Santander tras una discusión por besar a otra mujer

Complejo judicial Salesas, sede del TSJC - EUROPA PRESS -

Santander

El Juzgado de lo Penal número 5 de Santander ha absuelto a un hombre por un presunto delito de violencia de género, en la modalidad de maltrato físico, ya que había sido acusado de golpear a su pareja tras una discusión entre ambos, al percatarse ella de que habría besado a otra mujer, casada con un varón que también se encontraba con todos ellos en el mismo lugar.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, la magistrada expresa sus "serias dudas" acerca de que los hechos delictivos se hayan producido según relata la denunciante, por lo que en aplicación del principio 'in dubio pro reo' absuelve al procesado.

En el fallo -que no es firme pues cabe interponer recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Cantabria- se acuerda también el alzamiento de las medidas cautelares acordadas por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Castro Urdiales, que decretó orden de protección integral de la víctima -prohibición al acusado de acercarse a su domicilio y trabajo a menos de 300 metros y de comunicarse con ella por cualquier medio-.

Pero según la resolución del Juzgado de lo Penal, no han quedado probados los hechos recogidos en la denuncia, de acuerdo con la cual sucedieron en la madrugada del pasado 15 de julio en Castro Urdiales, donde el acusado estuvo tomando copas en un bar junto a su pareja y en compañía de otro matrimonio, al que invitó después a seguir bebiendo en su domicilio.

Durante el trayecto, su pareja y denunciante se percató de que el procesado "besaba a la otra mujer" del matrimonio, lo que motivó una fuerte discusión entre ambos. Así, ella relató que se dirigió a la vivienda común con la intención de recoger sus objetivos personales, pero añadió que antes de abandonar el lugar, él la golpeó varias veces en la cabeza y la arrojó al suelo.

A consecuencia de esta agresión, sufrió diversas lesiones superficiales en la cabeza, brazo y mano, como erosiones y arañazos, para cuya curación precisó asistencia médica y tuvo pérdida temporal de calidad de vida de carácter básico durante tres días, sin que le hayan quedado secuelas.

"Una mera discusión"

El acusado negó los hechos en el juicio. En concreto, manifestó que las heridas que presentaba su pareja se debían a una autolesión en cara y cuello y añadió que la perjudicada había bebido y consumido, por lo que se entabló una "mera discusión", tras la que ella se marchó de casa e interpuso denuncia al día siguiente.

Mientras, la declaración de la víctima "no reúne los requisitos necesarios para enervar la presunción de inocencia", ya que los hechos denunciados -alegó haber recibido puñetazos- no se corroboran con el parte médico ni con el informe forense, que apuntan a lesiones superficiales "compatibles con un tortazo, pero también con autolesión".

"En ningún caso se objetiva hematoma que sería lo propio tras un puñetazo en la parte derecha de la cara, ni hematomas en cuero cabelludo, calvas, o cualquier lesión que acredite que fuera golpeada reiteradamente en la cabeza y arrastrada por el pasillo de casa por los pelos", concluye la sentencia.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00