Hoy por Hoy CuencaHoy por Hoy Cuenca
Sociedad

El periodista conquense Christo Casas defiende "ser marica en el medio rural"

Natural de Henarejos, es autor del ensayo 'Maricas malas: construir un futuro colectivo desde la disidencia'

El periodista conquense Christo Casas defiende "ser marica en el medio rural"

El periodista conquense Christo Casas defiende "ser marica en el medio rural"

21:27

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1717585124169/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Christo Casas (Cuenca, 1991), antropólogo y periodista, es de Henarejos, una pequeña localidad de la Serranía Baja de Cuenca, con pasado minero, donde vivió su infancia y adolescencia y del que salió para estudiar Periodismo a la Universidad de Valencia. Ahora reside en Barcelona donde trabaja. En 2021 publicó la novela El Power Ranger rosa y en 2023 el ensayo Maricas malas: construir un futuro colectivo desde la disidencia (Paidós).

Henarejos

“Creo que es difícil que nadie hable mal de su lugar de origen”, dice. “Henarejos es un pueblo que tiene muchas carencias y que tiene muchísimas necesidades. En su día tenía bastantes servicios: ambulatorio a diario, panadería, tenía incluso varios bares a pesar de ser un pueblo tan pequeño. Desgraciadamente hoy en día es un pueblo en el que la gente no puede hacer un proyecto de vida porque se ha vaciado completamente de servicios. Es un pueblo precioso, encantador, pero es un pueblo que ya no tiene un servicio médico diario. Si tienes una urgencia lo mejor es que venga a por ti un helicóptero porque como tengas que esperar a la ambulancia es probable que no lo cuentes. Es un pueblo que, como tantos otros de Cuenca, necesita recuperar la atención de quienes nos gobiernan”.

Henarejos (Cuenca).

Henarejos (Cuenca). / zascandileando.com

La familia y las cuatro estaciones

A Henarejos suele ir a menudo “sobre todo a pasar tiempo en familia y relajarme muchísimo”, dice. “En Barcelona ocurre lo contrario que en Henarejos, hay demasiadas cosas que hacer, es demasiado trepidante, hay incluso demasiados servicios y demasiada atención. Cuando voy al pueblo me gusta acompañar a mi abuelo Victoriano en el huerto para ver los tomates. Me gusta pasar el tiempo con mi tía que hasta hace bien poco llevaba la única tienda de ultramarinos del pueblo. Me iba con ella a los pueblos vecinos a hacer sus rutas".

Por los bosques de pinos rodenos de Henarejos en busca de pinturas rupestres

"En Henarejos puedo poner en pausa el ritmo trepidante de la gran ciudad y volver a conectar con esa tranquilidad de la infancia", añade. "Me gusta mucho ir en invierno porque es un pueblo en el que acostumbra a nevar. Yo me he criado toda mi vida conociendo o viendo muy bien el cambio de las cuatro estaciones: los colores del otoño, pasando el frío del invierno y el calor de la leña y luego una primavera súper olorosa y fragante. Eso en las grandes ciudades no lo tenemos. Allí las cuatro estaciones son siempre igual de grises”.

Pinturas rupestres del Abrigo del tío Modesto, en Henarejos (Cuenca).

Pinturas rupestres del Abrigo del tío Modesto, en Henarejos (Cuenca). / Fernando Carreras (ecoexperience.es)

El periodista

De pequeño “quería ser corresponsal de guerra”, dice. “Teniendo seis o siete años, es una cosa un poco rara de decir, veía el telediario cuando otros niños veían los dibujos. Yo ya era así de repelente. Veía la guerra del Golfo, la guerra de Irak, Sarajevo, las diferentes guerras que han marcado mi infancia y a mí me interesaba muchísimo ese trabajo que hacían los informadores e informadoras desde aquellos territorios".

"Escribir y leer siempre se me ha dado bien", añade, "y me ha gustado bastante y una cosa acabó llevando a la otra. Al final no hago periodismo de guerra, pero me parece que hoy en día todo el mundo vive con una guerra a dos clics de su pantalla. Demasiado cerca”.

Christo Casas, antropólogo y periodista natural de Henarejos (Cuenca).

Christo Casas, antropólogo y periodista natural de Henarejos (Cuenca).

Un Power Ranger rosa

Su primera novela, El Power Ranger rosa, “está parcialmente inspirada en Henarejos. Cuenta la historia de un joven marica que tiene que emigrar cuando acaba la carrera y se va a vivir a Alemania, como muchísima otra gente de mi edad. Quería relatar la historia de toda una generación que tuvo que emigrar y compararla con otra que tuvo que hacerlo también años antes, en los 50 o 60, entonces por el hambre y por la posguerra, como fuera la generación de mis abuelos. Mi abuela, que es del mismo pueblo que yo, tuvo que emigrar a Bélgica”.

“Me interesaba contar cómo habían sido esas migraciones separadas por cuatro o cinco décadas y encontrar también qué cosas tenían en común”, añade, “esa añoranza por el pueblo, por una juventud y una infancia en Cuenca. Es la historia de una abuela y un nieto que están unidos a través de un Power Ranger rosa que ella le regala y como eso, para él, era insultante porque el resto de niños le llamaban mariquita por tener un muñeco rosa. Cuando llega la adultez y piensa en cómo emigró su abuela, se da cuenta de que el muñeco se convierte en un objeto de orgullo y lo resignifica”.

Sobrecubierta desplegada del libro &#039;El Power ranger rosa&#039; de Christo Casas.

Sobrecubierta desplegada del libro 'El Power ranger rosa' de Christo Casas. / Editorial Niños Gratis, colección Asterisco

Ser marica en el medio rural

“Como persona que ha escrito sobre ser marica o sobre ser LGTBI, se me pregunta muy a menudo sobre lo mal que lo he pasado en mi pueblo, lo mal que lo he pasado en la España rural, y yo creo que tenemos que darle un poco la vuelta”, dice Casas. “En España se nos ha dicho que si tú eres una persona LGTBI y tienes problemas en tu entorno, para ti la solución es migrar a Madrid, a Barcelona, a alguna de esas grandes urbes. Allí todo se va a solucionar. Yo siempre pongo el ejemplo de que a mí en mi pueblo nunca se me ha agredido por ser marica. Y en cambio la primera vez que se me agredió físicamente fue viviendo ya en Barcelona. Prometernos a las personas LGTBI que hay una meca y que lo malo solo ocurre en el medio rural. Eso nos aleja de nuestros pueblos y hace que las personas LGTBI no vivan en la España rural”.

“En una ciudad no me encuentro con una red de cuidados y de afectos como la que puede tener mi familia en Henarejos”, continúa. “Sé que es un tópico, pero yo en la ciudad no sé el nombre de mis vecinos. En cambio en el pueblo, si me pasa algo se van a enterar todos y todos va a estar pendiente. Tenemos que construir también imaginarios positivos para las personas LGTBI que quieran volver o que no quieran salir de los entornos rurales y demostrarles que también hay posibilidades de ser lesbianas, de ser maricas, de ser personas trans en la España vaciada y que tenemos un entorno que nos quiere como somos y que podemos llevar a cabo nuestros proyectos de vida”.

“Me preocupa que se hable siempre de la España rural como un lugar naturalmente homófobo frente a unas ciudades que son la solución, cuando muchas veces el caso es el inverso”, explica Casas. “Y creo que la estadística también nos acompaña. La mayoría de agresiones LGTBI, por una mera cuestión de población, ocurren en ciudades, no ocurren en los pueblos. En cambio cuando hay una agresión en la España rural parece que los titulares la pintan como homófoba sin diferencias, sin matices y diversidad. En cambio puede haber 400, 500 agresiones al año en Madrid y jamás veremos un titular que diga que Madrid es una ciudad homófoba”.

Portada del libro &#039;Maricas malas&#039; de Christo Casas.

Portada del libro 'Maricas malas' de Christo Casas. / planetadelibros.com

Maricas malas

En Maricas malas, Christo Casas ofrece una mirada crítica sobre la construcción de la identidad marica, la mercantilización de la sexualidad y los desafíos que enfrenta la comunidad LGTBIQ+ en su lucha por la igualdad y la inclusión. “La idea de este trabajo surge tras el asesinato en La Coruña de Samuel Luiz a grito de maricón en 2021”, explica el autor.

Más información

“Me invitaron a una tertulia de un programa de televisión para que explicara que había sido un crimen de odio LGTBIfóbico y por qué tenemos que hacer políticas para acabar con este tipo de situaciones para que no tenga que morir nadie más por tener la orientación sexual o la identidad de género que tenga”.

“Lo que intento en el libro es responder a una pregunta que me han hecho muchas veces, que si ya podéis casaros, qué más queréis. Intento ofrecer un abanico de políticas y de horizontes, más allá del matrimonio, que aún están por conquistar y que nos pueden hacer la vida mejor a todas, no solo a las maricas, sino también a las personas heterosexuales”, dice Casas.

Paco Auñón

Paco Auñón

Director y presentador del programa Hoy por Hoy Cuenca. Periodista y locutor conquense que ha desarrollado...

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00