Directo

HOY POR HOY Sigue el programa especial desde Lugo, con Àngels Barceló

Opinión

Como pedir silencio a gritos

La entradilla de Elena Lastra en esta ocasión se centra en dos ejemplos claros de las sorpresas que aún hoy en día nos siguen brindando nuestros políticos

Como pedir silencio a gritos

Como pedir silencio a gritos

Aranda de Duero

Como pedir silencio a gritos. Así es la coherencia de algunos de nuestros políticos. Otros tienen una ceguera de tal calibre que son capaces de salir a la calle a las doce de la noche y decir que hace un sol de justicia. Hace tiempo que en política hay pocas cosas que sorprendan, aunque donde todavía parece quedar margen es en la desvergüenza con la que se buscan fórmulas para excusar lo inexcusable, para no asumir las responsabilidades propias y desviar la atención con el ataque de las ajenas. Vamos con los dos ejemplos prácticos que nos han dejado las últimas horas: el exitazo de la Ciudad Europea del Vino de la alcaldesa y la petición del PSOE de que ponga dinero la Junta para el tren, sin tener competencias a la vez que vota en contra de que lo ponga el gobierno de la nación, del que es socio mayoritario.

Estos casos muestran que la política tiene la capacidad de quitarle la vergüenza a cualquiera que se dedique a ella. Y hay un paso de no tener vergüenza a quedarse sin dignidad.

Contra todo pronóstico, contra toda lógica, contra toda evidencia, dice la alcaldesa de Aranda que la Ciudad del Vino ha sido un exitazo. Y uno no sabe si reírse o llorar. Cuando el proyecto estrella, que era iluminar el Duero para que pareciera teñido de vino se llevará a cabo cuando ya no seamos Ciudad Europea del Vino.

Que el PSOE solicite a la Junta que incluya un millón de euros para el Tren Directo carece de lógica alguna, teniendo en cuenta que no es competencia de la Junta y bastantes necesidades tiene que cubrir el gobierno regional para hacerse cargo de lo que no es suyo. Pero que lo pida el mismo partido que tiene en su mano la competencia en el Gobierno de la nación, que ha incumplido la promesa que hace un año hizo la ministra de invertir 10 millones en la línea y que acaba de votar en contra de dotar de más dinero a esta línea, es demostrar, literalmente, que la política te quita cualquier asomo de vergüenza que puedas tener. Literalmente, hace falta no tener vergüenza para hacer estas afirmaciones. Y argumentarlo diciendo que es para comprobar si el PP es coherente, a través de semejante incoherencia ya no es cosa de carecer de vergüenza, ya es haber perdido la dignidad.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad