Sociedad

La Braña denuncia vertidos peligrosos y perforaciones en pedanías del municipio de Barruelo de Santullán

La asociación ecologista ha presentado sendas denuncias en el acuartelamiento cántabro de Camargo, ante la imposibilidad de hacerlo en el de Barruelo

La Braña denuncia vertidos peligrosos y perforaciones en pedanías del municipio de Barruelo de Santullán / Asociación Ecologista La Braña

La asociación ecologista La Braña denuncia que una decena de placas de uralita, algunas de ellas rotas y en franco proceso de fragmentación y descomposición, son parte de una serie de vertidos localizados en el paraje conocido como “Mina Luisa”. Ubicada en la pedanía de Porquera de Santullán, esta instalación minera, dicen, es la perjudicada por diversos depósitos provenientes de obras cuya acumulación es perfectamente visible junto a la tolva del pozo abandonado. Aseguran que las planchas abandonadas, así como el resto de escombros, provienen de algún garaje o cubil demolido de forma ilegal, ya que las empresas de construcción han de cumplir un estricto protocolo para deshacerse de este material peligroso.

Recuerdan desde la asociación que la uralita, hace tiempo prohibida por la legislación europea, tiene que ser retirada por personal especializado y llevada a vertederos controlados donde sea adecuadamente tratada debido a su alta toxicidad, esto hace pensar al colectivo ecologista que el sobrecoste que implica esta acción provoca que, en ocasiones, algunas personas que hacen obras decidan deshacerse de ella de forma ilegal.

La Braña ha presentado también otra denuncia acerca de las perforaciones que una empresa está realizando en la pedanía de Revilla de Santullán, concretamente en las inmediaciones del mirador conocido como la “Peña del Arco”. La presencia de maquinaria pesada que está trabajando incluso los fines de semana y hasta altas horas de la madrugada ha llamado la atención de los conservacionistas que, personados en el lugar, fueron informados por los operarios que alegaron que estaban buscando agua para la Confederación Hidrográfica del Duero. Aseguran que la confirmación de que la Confederación no tiene conocimiento de dichas perforaciones y la cercanía de las mismas a un yacimiento arqueológico, han motivado esta segunda denuncia que, desde el colectivo ecologista, esperan aclare lo sucedido.

Ambas denuncias fueron presentadas en el acuartelamiento cántabro de Camargo, ya que al intentarlo en el de Barruelo el pasado viernes 16, permanecía cerrado. Al ser ya la cuarta vez que se ha dado esta circunstancia, la asociación ha presentado una queja formal ante la Comandancia de la Guardia Civil de Palencia, exigiendo que el horario de apertura al público del cuartel barruelano se cumpla, aumentando los efectivos del mismo si fuera necesario.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00