Sociedad

Orgullo, vocación y periodismo en mayúsculas desde el medio rural

Aurora Lázaro encarna el espíritu del informar lejos de las opiniones, disfrutando de la Ribera del Duero que la vio crecer y regresar cuando finalizó sus estudios.

Orgullo, vocación y periodismo en mayúsculas desde el medio rural

Orgullo, vocación y periodismo en mayúsculas desde el medio rural

33:01

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1711992827439/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Lunes de excepción en Hoy por Hoy Aranda. Lunes en el que en compañía de Ausencio Frutos, nos regalamos una charla de vida y con el medio rural de fondo con Aurora Lázaro. Porque para esta periodista el medio rural lo es todo. Es donde vive y quiere vivir. Donde soñó y sueña. Donde espera haya vida y futuro. "Elegí muy joven el vivir en esta tierra e intentar trabajar aquí, que es lo que más te preocupa. Sigo y muy feliz. Me enganché a Sotillo, pero en Terradillos -que es mi pueblo- me habría venido igual. Venía escaldada de tener mi juventud fuera, sobre todo en grandes ciudades como Madrid. No tengo nada en contra, y sigo descubriendo cosas cuando voy, pero para mi día a día no lo quiero", reconoce.

Más información

Ser de pueblo

Y es que ser de pueblo "es sentirse de pueblo". "Siempre me ha llamado la filosofía de vida que tiene la gente más mayor; hay que reivindicar el mundo rural y más en estos días en lo que parece que lo urbanita es lo top y nos perdemos la paz, tranquilidad y la conexión con la naturaleza. Yo me vine a trabajar de periodista y todo el mundo me decía que Madrid era donde había oportunidad. Y el que me ofreció trabajo es el medio rural. Pero quería vivir y trabajar en un pueblo. Y oye, que se puede conseguir. Y hay muchas formas de trabajar. Hasta hago visitas en una bodega a la gente que viene de fuera. Y siendo mujer, yo creo que también", añade.

En el medio rural ha evolucionado la vida y el papel de la mujer. "Mi niñez en el pueblo fue feliz hasta que me arrancaron en el pueblo. Y yo he visto mujeres duras, como mi madre o mi abuela, que sobrevivieron en un mundo muy masculino. Yo creo que nos auto limitamos -o la sociedad busca eso-. Porque a mis mujeres referencia nadie las limitó, e incluso capitanearon una cooperativa de agricultura", añade.

El periodismo

Lázaro quería ser maestra, pero "me dijeron que era un trabajo mal pagado e ingrato". Así que decidió irse paseando por las facultades para entender qué quería. "No tengo referentes en la familia, no conocía ningún periodista pero sí era muy lectora, además de tener mucha curiosidad, por lo que me decanté por periodismo. Esa vocación estaba dormidita. El periodismo debería ser didáctica. Yo estoy en la raya entre lo que era y lo que es. Y me agarré a lo antiguo", expresa, valorando que hoy día hay casi más opinión que información. "No he querido nunca dejar la profesión, pero no soporto la presión para informar ni las influencias. Cuando te enfrentas a eso tienes que tomar decisiones en tu vida, y yo podía tomarlas, y las tomé, que otros no pueden. Pero yo la tomé. A mí me gustaba el primer periodismo. Ir con Florentino Lara a los pueblos. Y pasarte una mañana o una tarde en el medio rural para contar, buscar...", detalla.

Con una interesante reflexión de cómo ha cambiado el consumo y la forma por tanto de hacer periodismo, Lázaro habla de la experimentación. "Hay gente mayor que se informa con el móvil. Y es algo que me preocupa. Porque hay que tener sentido crítico profundo para valorar bien lo que ahí nos aparece. Hay muchas cosas que callar, en áreas de influencia y poder. El periodismo es una profesión compleja, tanto en un medio, como en una agencia externa y freelance donde tú decides y no tienes a nadie por encima. Pero los clientes a veces son complicados, y los temas que hay que resolver, también", explica, señalando la peor noticia contada un accidente de un autobús que se produjo en una curva de la N-122, y positiva "cualquiera que es buena para la comarca".

Dubai

"Es la antítesis de lo que me gustaría hacer. Pero tengo a mi hijo allí", reconoce. "Los jóvenes que nacen y viven en los pueblos, estudian en la escuela rural, y les hace querer ver mundo con creatividad. Él ha elegido experimentar la gran ciudad, pero sigo pensando que con treintaypico volverá, porque yo creo que cambiamos. Esa es mi relación con Dubai", explica.

Aurora, con su independencia y experiencia, seguirá siempre apostando por la reflexión. El carácter. Y la vida. Siempre desde el medio rural.

La charla al completo puede reproducirse en el audio superior.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00