Sociedad

Vicente Gómez, el impulsor del mejor verano cultural de España

Repasamos con este médico jubilado de Milagros toda una vida dedicada a los demás

Vicente Gómez, el impulsor del mejor verano cultural de España

Vicente Gómez, el impulsor del mejor verano cultural de España

35:36

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1711454448058/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Con la proximidad del verano, las asociaciones y los colectivos vecinales de los pueblos ultiman sus programas culturales. Llenan de música, actuaciones, entretenimiento y vida sus calles. Pero hubo un verano cultural pionero. Precursor. Un evento único que marcó tendencia en España. En el que actuaron grandes artistas de ayer y hoy, y cuya negociación contractual por cierto, poco tenía que ver con la de hoy. ¿Se imaginan a Javier Ajenjo diciéndole a los cabezas de cartel de Sonorama de cobrar en virtud a cómo se vendan las entradas? ¿A que los artistas duerman en casas de los vecinos, y se vayan a comer chuletas al merendero? Así era el Verano Cultural de Milagros, que sigue muy vivo. Su alma mater, Vicente Gómez. Hoy, nos damos un paseo por su memoria y nos acompaña en este bonito reto Ausencio Frutos.

Más información

Un médico vocacional

Médico en Milagros, parte clave en la Asociación Milcampos, y ahora presidente de ASADEMA. "Yo el concepto lo tengo en dedicarlo a la sociedad. Pasé la juventud en Fresnillo, y veníamos en bicicleta al instituto a Aranda. Cuando acabé el Bachiller, a Valladolid a estudiar. Estudié medicina vocacional porque veía al médico del pueblo como alguien agradable que ayudaba a todo el mundo. Estuve en Valladolid, Covarrubias y Burgos, y cuando pude me vine a Milagros, donde estuve 35 años. Hacíamos consultas en las tiendas, en los bares... Eso se ha perdido", define. También se ha perdido servicios en el medio rural; los médicos ya no quieren atenderlo. "¿Qué haces en un pueblo? Lees y te paseas. Sin una motivación es muy difícil que se queden", examina.

El origen del verano de Milagros

Y hablando de pérdidas, dos muy duras, Bernardo Llorente y el Alforjillas. "Grandes amigos", recuerda, antes de centrarse en los inicios del verano de Milagros. "Los políticos se dedicaban a otras cosas, no a la cultura. No se hacía nada en ningún sitio, y nosotros pensamos en acercarla al medio rural, empezando en el 82. Formamos un grupo que empezó a crecer; los propios artistas lo integraban. Los primeros 15 años, con Carlos Goñi, Ska-P, María Dolores Pradera... Los contratos eran verbales. Eso ahora no se concibe", añade.

El milagro de Milagros

07:08

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1565612494_416852/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Las crónicas hablan de 40.000 asistentes en el Verano Cultural de 1997. "Las cifras son ciertas", responde Gómez. "Hubo un concierto, la vuelta de Celtas Cortos, en la que metimos 8.160 personas. Y lo sabemos porque para financiarnos pintores nos hacían cuadros. Y lo sorteábamos. Con cada entrada había un número. Después de las actuaciones había una segunda actuación que era la bodega, con pollos o con chuletitas. La gente dormía incluso en literas en la Casa del Cura. Se lo pasaban pipa. Y el único problema es que salían al día siguiente aún contentillos", ríe. "Había grupos que apostaban por nuestra idea, ellos se integraban. Yo me acercaba a verlos a cualquier ciudad si me lo proponían. Pero recuperar ese concepto es muy difícil hoy día. En el 15 Verano Cultural tuvimos pérdidas. Porque los anteriores años teníamos ganancias, y lo destinábamos a mejorar el escenario y los equipos", explica.

Medio rural

Con el discurso de recuperar el medio rural, Vicente cree que "no recuperaremos lo que hemos perdido, y creo que lo que se puede recuperar depende de una voluntad política que no existe; si pierdes una escuela pierdes al niño". Y de su pueblo, Milagros, recuerda a Vela Zanetti, a quien cree "no se ha sabido explotar ni en vida". "Al principio era fácil hablar con él, pero luego no había quién le llevara la contraria. Yo sí lo hacía, y por eso me tenía aprecio. Hay un movimiento para rehabilitar su casa pero no parece fácil conseguir todo el dinero que se necesita", especifica.

Su pasión

Y ahora, en época de Semana Santa, la pasión de Vicente pasa por ASADEMA. Su objetivo a medio plazo es poder crear una residencia infantil. "Esa barrera, antes de 14 años, no está cubierta. La Junta sí apuesta porque lo hagamos nosotros, en Aranda. Tenemos el dinero, que el sábado que estuve en Valladolid con Celtas y me han prometido un concierto. Pero el problema es que no encontramos terrenos. Es de espanto. Te piden precios horrorosos, no hay espacio. Los técnicos nos dicen que ahí no se puede construir. Y ahí seguimos, luchando. Tenemos dos residencias de día. Y ocho pisos. Y un taller ocupacional. 170 personas que atender. Tenemos 90 empleados, ojo. Y capacitados. Es que es un orgullo mantener todo", marca.

La despedida con Vicente, no podía ser de otra manera que dando gracias por tanto. Porque tras tantos años vividos intensamente, y dedicarse mucho a los demás, dice sentirse "satisfecho". "Yo me lo paso pipa. El problema es que me faltan horas en los días. Llevo muchos años yéndome a festivales como Almagro o Mérida. Porque no me apetece la playa. Hago cosas que me apetecen y esa es mi satisfacción personal", sentencia.

La charla al completo puede reproducirse en el audio superior.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00