Sociedad

Historias de Salamanca. Teso de la Feria

Fue emplazamiento de la Casa de la Mancebía de Salamanca desde 1487 hasta su clausura en 1623 por orden de Felipe IV

Si hacemos caso al mito de la Casa de la Mancebía, el Teso de la Feria, en el Arrabal, sería el escenario de la tradición del Lunes de Aguas. La más picara, claro, aquella que retrata al vecindario, especialmente a estudiantes, celebrando el retorno de las mujeres de la Mancebía. Esperando su llegada, viendo cómo cruzaban el Puente Romano para la misa de Pascua, y celebrando su retorno a la Casa.

Historias de Salamanca 5 abril. Teso

Historias de Salamanca 5 abril. Teso

05:07

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1712308886183/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Una casa situada en el Arrabal, más allá del Puente Romano, en un lugar conocido como Los Barreros, donde se hacía la feria y cerca del Mesón de Gonzalo Flores.

Aquí, lo suficientemente alejada de la Ciudad, pero no del pecado, estuvo la Casa de la Mancebía entre 1487, por la gracia de don Juan, hijo de los Reyes Católicos, hasta 1623, que se cerró, también por la gracia, de Fernando IV.

El Lunes de Aguas sobrevivió al cierre.

Lo que no sobrevivió es la feria que se realizaba allí y de la que hay testimonios gráficos, pero del siglo XX.

Una feria impulsada por el ferrocarril, que la echó de las afueras de la Puerta de Santo Tomás.

Entonces, no hacía falta irse muy lejos para festejar el Lunes de Aguas porque Salamanca era muy pequeña.

A principios del siglo XX, los salmantinos comían el hornazo, por ejemplo, en las eras de Carmelitas, donde hoy se encuentra la Plaza de Carmelitas. Y los que querían irse más lejos tenían Huerta Otea e incluso el valle del Zurguén, tan cantado por Meléndez Valdés, José Iglesias de la Casa y sus amigos.

Hoy, el Zurguén, lo más cercano al arroyo sigue siendo un buen lugar para comer el hornazo.

El nombre de El Zurguén sigue dando que hablar. ¿Será prerromano, como decía Menéndez Pidal? ¿O será céltico, como aseguraba Corominas? Claro que, visto como Sánchez Albornoz, Azurguén o Alzurguén, suena más a árabe?

Hasta allí se iban los que querían ir lejos, porque los que querían ocultarse tenían las choperas de Huerta Otea, en la venta del Castigo, donde alquilaban una barca para perderse entre los juncos.

Por el contrario, lo más cerca está en los alrededores de la iglesia de Santiago, cerca del Tormes, al lado del Puente Romano por el que pasaban las pupilas de la Mancebía y eso, quizá, es a lo que se refiere el estudiante de Salamanca Girolamo de Sommaia cuando cita en su diario Di di pasar las aguas, día del paso de las aguas. El Lunes de Aguas.

Hoy es uno de los espacios más concurrido por jóvenes el Lunes de Aguas.

Ya existía entonces la aceña del Muradal, el molino, de donde partía una pesquera que llegaba al molino del Arrabal.

Cuando el Tormes venía bajo podía cruzarse por ella. Lo hacían las lavanderas y los chavales.

Quién sabe si era un juego en aquel mítico Lunes de Aguas, con escenarios en el Teso de la Feria y los arcos de la Puente.

Quizá en ellos se comieron los primeros hornazos, tal y como son hoy, y quién sabe si se zamparon viendo el regreso de aquellas pupilas de la Casa de la Mancebía pastoreadas por el Padre de la Mancebía o Padre Putas.Sigue el canal de La SER en WhatsApp, donde encontrarás toda la información, el deporte y el entretenimiento: la actualidad del día y las noticias de última hora, los mejores vídeos y momentos de la radio, entrevistas, reportajes y mucho más.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00