Tribunales

Muere el pistolero de Tarragona después de recibir la eutanasia

Ha sido por vía intravenosa en el hospital penitenciario de Terrassa

El pistolero de Tarragona. / Rádio Barcelona

Barcelona

El exvigilante Marin Eugen Sabau, que disparó contra tres de sus excompañeros de trabajo en las oficinas de una empresa de seguridad de Tarragona y después huyó, ha recibido la eutanasia a las 12:30 de este martes, acompañado de su familia. Ha sido en el hospital penitenciario de Terrassa por vía intravenosa. Una inyección letal de sedantes, anestésicos primero, una inducción al coma y un bloqueante neuromuscular para tener una muerte sin dolor.

Según fuentes de su entorno, el pistolero ha dejado una carta de despedida, dirigida a todos, a la sociedad y a las víctimas que han intentado frenar la eutanasia para poder juzgarle antes. "No es justo que se prioricen los derechos de una persona cuando nosotros también tenemos, y se vulneraron ese día", denuncia, en declaraciones a Cadena SER, Luisa Rico, una de las trabajadoras de la oficina contra las que disparó Sabau.

Una víctima del pistolero de Tarragona: "Sonrió antes de dispararme. Venía a por mí"

La Audiencia de Tarragona confirmó el pasado 4 de agosto el derecho de Sabau, que tras el asalto quedó tetraplégico, a recibir la eutanasia, al desestimar los recursos de varias de sus víctimas, que recurrieron sin éxito ante el Constitucional para que se paralizara el proceso. Según la Audiencia, en este caso "debe preponderarse el derecho a la dignidad y a la integridad física y moral del investigado frente al derecho a la tutela judicial efectiva de los denunciantes".

La jueza rechazó su petición de libertad

Este lunes una jueza rechazó la petición del acusado para quedar en libertad y despedirse de sus familiares en vísperas de la eutanasia, al considerar que había riesgo de fuga. La titular del juzgado de instrucción número 5 de Tarragona concluyó en su auto que pasar de estar ingresado en el Hospital Penitenciario de Terrassa a otro hospital ordinario, al que entraría sin vigilancia policial, no era seguro. Además, subrayó que Sabau no se había arrepentido de su ataque.

Hace ocho meses, el 14 de diciembre de 2021, Marin Eugen Sabau irrumpió en la empresa de seguridad donde trabajaba y disparó contra tres de sus ex compañeros de trabajo. Después, trató de huir y, en su fuga, disparó a un agente de los Mossos d'Esquadra, tras lo cual se atrincheró en una masía abandonada de Riudoms (Tarragona), hasta que fue neutralizado por en un tiroteo en el que resultó herido de gravedad.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00