Hoy por Hoy Madrid OesteHoy por Hoy Madrid Oeste
Gente

Raquel Benítez: “Si el accidente me hubiese pillado en otro momento, quizá hubiera sido el detonante para dejarlo”

En el “Y tú, ¿qué haces?” de esta semana nos ha visitado la alcorconera Raquel Benítez. Un ejemplo de superación a quien ni siquiera un atropello le quitó las ganas de seguir haciendo jiu-jitsu.

Y TÚ, ¿QUÉ HACES? RAQUEL BENÍTEZ NOS HABLA DE JIU-JITSU Y SU ACCIDENTE

Y TÚ, ¿QUÉ HACES? RAQUEL BENÍTEZ NOS HABLA DE JIU-JITSU Y SU ACCIDENTE

14:42

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1668414811430/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Alcorcón

Ella es Raquel Benítez, tiene 21 años y ya es campeona de Europa sub-18 y, más recientemente, campeona de España. Comenzó con el jiu-jitsu con 9 años y, desde entonces, nunca ha valorado la posibilidad de dejar de hacer este deporte. Se trata de un arte marcial que engloba todas las artes marciales más famosas, por ejemplo, el judo se encuentra dentro del jiu-jitsu. No es un deporte olímpico, pero Raquel cree que debería serlo “porque es muy completo”. “Además, se entrena en muchos países, todos tendrían representación en los Juegos Olímpicos”, asegura.

Ella siempre se ha sentido muy cómoda haciendo jiu-jitsu. En parte ha sido gracias a sus entrenadoras cuando comenzó en el pabellón de Alcorcón, Sandra y Luna, que siempre la han apoyado en todo y dado la libertad de elegir lo que quería hacer y cuando quería hacerlo. También es gracias a su compañera de tatami desde siempre, su amiga Begoña. Ahora está entrenando en Leganés, en el Pabellón Europa, con su entrenador Charlie, con quien se siente igual de bien porque mantienen las mismas bases e ideologías dentro del deporte.

“Es totalmente una forma de evadirme del resto de cosas y centrarme completamente en el momento”, explica la deportista. Cuando compite, dice que se trata de una oportunidad de demostrar a su gente y a sí misma lo que aprende en los entrenamientos, aunque se ponga un poco nerviosa. Pero unos nervios diferentes, asegura, “antes me ponía más nerviosa, cuando tenía menos experiencia”. Entrena todos los martes y jueves una hora y media y se compromete a nunca faltar, porque sus compañeros dependen de ella.

Y aunque nunca pensara en dejar el deporte, la vida se paró por un momento para ella. En octubre de 2018, poco después de ganar el europeo, un autobús la atropelló junto a dos de sus amigas. Estuvo dos meses en observación porque se lesionó el bazo, y dos semanas hospitalizada. No le quedó otra que estar 3 meses en reposo y hasta marzo del año siguiente, no pudo volver al tatami a entrenar, siempre de forma progresiva.

Aunque no entrenara durante ese tiempo, Raquel se involucró de otra forma en el jiu-jitsu. “Fui a ver a Begoña a las competiciones y me sentí muy bien porque supe que no dependía de mí, pudo conocer a otras personas y tirar hacia delante”, explicó. Además, le pilló en un momento en el que estaba muy motivada, con ganas de seguir haciendo jiu-jitsu: “si el accidente me hubiese pillado en otro momento, quizá hubiera sido el detonante para dejarlo”.

Ahora está estudiando Ingeniería Mecánica, y lo compagina como puede con el jiu-jitsu. Es una carrera muy completa, en la que hay que estar muy involucrada no solo yendo a clase, sino también asistiendo a los laboratorios. Muchas veces le ha tocado pasar el día en la universidad todo el día y más tarde tener que ir al pabellón a entrenar porque lo ve como “una forma de escape, de evadirme”.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad