Sociedad
Tragedia en el Medusa

La dirección del festival Medusa de Cullera defiende su actuación e insiste: ningún informe preveía el reventón cálido

La organización ha emitido un comunicado en el que afirma que todos los informes estaban en regla y se pone a disposición de los afectados

Un muerto y varios heridos en el Medusa Festival

València

La dirección del Festival Medusa de Cullera defiende que la actuación de la organización fue correcta tras desatarse el reventón cálido este sábado de madrugada que acabó con la muerte de un joven de 22 años y con otros 40 heridos, de los que cuatro siguen este lunes en el hospital.

En un comunicado hecho público a última hora de este lunes, el Medusa insiste en que el desprendimiento de parte de la estructura del recinto se debió a un "imprevisible fenómeno meteorológico climatológico de características devastadoras" y añade que no existía ningún informe que alertara del mismo.

La organización detalla que este fenómeno imprevisible "causó numerosos deterioros en la infraestructura del recinto de celebración de Medusa Festival y en diversos elementos decorativos", algunos de los cuales "provocaron daños a asistentes al evento".

Más información

Un desalojo "diligente"

Tras terminar las fuertes rachas de viento, a las 4:08 de la madrugada, la dirección explica que "tomó la inmediata decisión de desalojar el área de conciertos para garantizar la seguridad de los asistentes, trabajadores y artistas". Una evacuación en la que colaboraron los efectivos de seguridad privada de Medusa Festival junto a la Guardia Civil. Dos minutos después, según el comunicado, los servicios sanitarios ya estaban en el lugar "auxiliando a los heridos y trasladándolos a los centros sanitarios más cercanos".

La dirección defiende que "en apenas 40 minutos, esta organización desalojó a las alrededor de 50.000 personas que se encontraban en el recinto de celebración del festival Medusa". En el comunicado se recalca que el evento cumple "con toda la normativa contemplada en las leyes y aplicables a la celebración de este tipo de eventos" y disponía de protocolos de emergencias para incidentes como el que se produjo.

El escenario no fue el problema

Según el festival, el escenario principal del Medusa, diseñado por el artista fallero Manolo García, no fue el problema principal en cuanto a los desprendimientos: afirman que "a pesar" del "feroz fenómeno registrado, la estructura únicamente se vio ligeramente dañada al desprenderse algunos elementos decorativos propios de un monumento fallero". Explican que las piezas caídas lesionaron "de manera leve a un número reducido de asistentes" según la información de la que disponen que, reconocen, es "limitada".

En el comunicado también defienden que las salidas de emergencia eran suficientes ya que había once salidas de emergencia en el recinto de 18 metros de anchura cada una de ellas, por lo que "cumple sobradamente las exigencias de evacuación", según el informe de autorización de la actividad.

Contacto con los afectados

La dirección del festival recalca que ha intentado ponerse en contacto con todos los heridos desde el mismo momento del incidente y trabajadores del festival han acudido a los hospitales donde había personas ingresadas para "ponerse a disposición" de lo que puedan necesitar. En todo caso, aclaran que si algún afectado no ha sido contactado aún por esta organización se debe al cumplimiento de la Ley de Protección de Datos, que impide a los hospitales dar detalles sobre las personas ingresadas.

Lo que sí que han hecho es enviar una petición en todos los hospitales en la que piden que "facilitena los pacientes esta información con el objetivo de poder ocuparnos de cualquier necesidad que requieran".

Las razones de la cancelación

En cuanto a los cientos de miles de jóvenes que tenían las entradas compradas y no pudieron disfrutar del evento, la dirección les pide "paciencia" y anuncia que en las próximas semanas anunciará novedades, mientras gestionan "cómo dar solución a todo el público que no ha podido disfrutar del evento". Insisten en que la situación es "excepcional y complicada" y piden algo más de tiempo.

Además, detallan que fueron tres las razones para cancelar definitivamente el festival: la primera es la "apertura de una investigación judicial el mismo sábado por la mañana", donde el juzgado obligó a perimetrar zonas del recinto que se deben revisar para que la investigación pueda realizarse y una de ellas es " el acceso principal al recinto de Medusa Festival".

En segundo lugar, explican que cancelaron el evento "por respeto a los afectados por el accidente y sus familias" y, por último, "las previsiones meteorológicas de la Agencia Estatal de Meteorología, indicando que el imprevisible reventón térmico pueda producirse nuevamente durante las últimas horas de la jornada del sábado".

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad