Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 19 de Octubre de 2019

Otras localidades

El Sarmiento de Gamboa parte hacia Groenlandia para estudiar el efecto invernadero en el mar

Saldrá esta noche del Puerto de Vigo y analizará los niveles de PH en la columna de agua de 120 puntos del trayecto para estudiar el nivel de absorción de CO2 por la acción humana en el océano

El buque oceanográfico Sarmiento de Gamboa atracado en el Puerto de Vigo / ()

El buque oceanográfico Sarmiento de Gamboa, una de las grandes instalaciones científico-técnicas del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), volverá a partir esta noche del Puerto de Vigo rumbo a Groenlandia. A bordo irá personal del CSIC (IIM y UTM-Sede Atlántica), de la UVigo y del Infremer a bordo para continuar con los estudios sobre la incidencia del dióxido de carbono de origen humana y la acidificación oceánica que vienen realizando desde hace dos décadas. Un trabajo  que forma parte del proyecto “Observación bienal de carbono, acidificación, transporte y sedimentación en el Atlántico Norte (BOCATS)”.

La misión se detendrá "en unas 120 estaciones en las que se lanzará un equipo llamado CTD que a medida que se vaya hundiendo hasta el fondo, irá registrando la temperatura, la salinidad y la presión,así como las corrientes" según ha explicado en Radio Vigo Cadena SER el director de la misión, Fiz Fernández. "Cuando el equipo llega al fondo marino se detiene y retorna de nuevo a la superficie. En ese camino de vuelta se van cerrando las botellas hidrográficas en las que se guardan muestras de agua que nos permitirán, una vez en el barco, medir una serie de parámetros químicos del agua como el oxígeno disuelto, la salinidad, el contenido de nutrientes... y también las variables del sistema del carbónico, del sistema del CO2", añadió.

Según indicó el profesor del CSIC, "desde que el hombre está emitiendo CO2 procedente de combustibles fósiles o de las industrias térmicas, etc. el CO2 en la atmósfera ha aumentado de una manera muy llamativa. En este proceso, el océano absorve un 30% del CO2 emitido, aunque esto tiene consecuencias, porque según se va acumulando en la columna de agua, va haciendo que el agua sea más ácida" influyendo en el desarrollo de parte de la fauna marina. "El océano tiene un PH algo superior al valor neutro, es decir, ligeramente básico, y esto es lo que aprovechan los organismos marinos que tienen concha o estructuras calcáreas como los bivalvos o los corales, que aprovechando esta basicidad del océano, forman estructuras de carboato de calcio", señaló.

De este modo, el aumento de la acidez de las aguas está haciendo que muchas de estas estructuras se deshagan afectando a estos organismos y sus ecosistemas, algo que "ya está ocurriendo en el Atlántico Norte".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?