Martes, 11 de Agosto de 2020

Otras localidades

Música

Amaia Montero, cómo hemos cambiado

La amplia y exitosa carrera de la cantante termina por independizarla de su anterior grupo con su cuarto disco en solitario

Amai Montero ha seguido tejiendo una sólida carrera en solitario

Amai Montero ha seguido tejiendo una sólida carrera en solitario / Juan Naharro Gimenez / WireImage

El estilo con el que conocíamos a Amaia Montero ha quedado ciertamente difuminado en su nuevo trabajo, ‘Nacidos para creer’, presentado por un single homónimo que nos deja a las claras que está en ese momento en el que levanta enhiesto su dedo corazón y se lo dedica a todos los bocazas que se cruzan por el camino. Una bonita lección para los que van de listos por la vida. Pero no nos vamos a detener en este nuevo y recomendable disco porque es hora de echar la vista y el oído atrás en el tiempo.

Este viaje en el tiempo tiene que comenzar obligatoriamente en 1998, veinte años hace ya, cuando conocíamos a La Oreja de Van Gogh, un grupo de veinteañeros de San Sebastián que mezclaba ‘indie’ con un pop muy al estilo efectivo de ‘Ella Baila Sola’ con la voz potente pero dulce de su cantante, Amaia Montero. Su primer disco, ‘Dile al sol’, contaba con otro ‘hit’ como fue ‘Soñaré’.

Los donostiarras salieron de la nada pero alcanzaron en solo dos años varios discos de platino y se abonaron a la cima de las listas de éxitos. Canciones que contaban historias, sin el peso de una industria que todo lo intentaba estandarizar, que tuvieron continuidad en ‘El viaje de Copperpot’, de 2000.

Temas como ‘Cuídate’, elegido como single, mostraban un avance técnico en el sonido, las letras y hasta los vídeos. La versión mejorada de La Oreja de Van Gogh consiguió más seguidores y poco a poco se convirtieron en una de las referencias pop del nuevo milenio en España. Por eso en 2003 lanzaron otro buen trabajo precedido por una gran carta de presentación: ‘Puedes contar conmigo’.

‘Lo que te conté mientras te hacías la dormida’, su tercer disco, volvía a darle una vuelta de tuerca con sonidos electrónicos que enriquecían su estilo y que les llevó al reconocimiento masivo que también en Latinoamérica han cosechado. Tres años después regresaban con otra evolución, estilística y sonoramente algo más oscura y potente, con el álbum ‘Guapa’ y temas como ‘Dulce locura’.

Parecía que el grupo estaba en su mejor momento, pero algunos de sus componentes, como es normal, apuestan por direcciones diferentes para el barco. Barco del que termina saliendo Amaia Montero para emprender su carrera en solitario.‘La oreja…’ volvió con nueva cantante en 2008, y Montero publica su primer disco unos meses después. Así que el examen era peliagudo y en él se jugaba una gran parte de su carrera. La prueba fue, desde luego, superada.

Claro que se parecía a su época anterior. Es lo que tiene ser la que pone la voz. Pero sí intuíamos un sonido más calmado y menos protagonista, porque era la voz de Amaia la única que realmente importaba, cosa que, lógicamente, no ocurre en un grupo. Es verdad que ni la una ni los otros han conseguido repetir aquellas cotas de éxito pasado, pero no es fácil modificar un proyecto tan sólido y que ambas partes salgan ganando. En el caso de Montero con un segundo disco en 2011 que presentó con ‘Caminando’.

Y así poco a poco la carrera de la cantante se ha independizado de su anterior grupo con discos cada vez más íntimos y temas para escuchar tranquilamente y sin prisas que no habrían sido posibles en su anterior etapa. Es el caso de la canción con la que nos despedimos, ‘Palabras’, single de su tercer disco en solitario, ‘Si Dios quiere yo también’, que ha engrosado la carrera de una de las grandes y reconocibles voces de nuestro país.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?