Últimas noticias Hemeroteca

El cernícalo primilla cae en picado

La población en Madrid de esta especie en peligro de extinción reduce a la mitad en cuatro años

Un ejemplar de cernícalo primilla junto a un nido restaurado por GREFA en el castillo de Torrejón de Velasco. /

La población en Madrid de cernícalo primilla, especie en peligro de extinción, ha caído a la mitad en apenas cuatro años pasando de 295 parejas reproductoras en 2014 a apenas 140 en el último censo.

Plan de recuperación

A la hora de actuar, desde GREFA “echan de menos un Plan de recuperación”, obligatorio para todas las especies en peligro de extinción. Ya como acciones concretas inciden en que hay que actuar en dos sentidos: mejorar su alimentación, con acciones en el medio agrícola, y su nidificación, cuidando las restauraciones en edificios donde hay colonias. También quieren marcar ejemplares para seguimiento por GPS, que permita un mejor seguimiento. Actualmente el sistema solo recupera los datos cuando se vuelve a encontrar el ejemplar marcado.

Ciclo de vida

Los cernícalos son aves migratorias insectívoras de unos 25 centímetros de tamaño. En febrero los machos son los primeros que regresan de África, en abril llega el celo y en mayo incuban. Los pollos echan a volar en junio y empieza una fase de premigración hacia el norte de la Península Ibérica y luego desde allí regresan a sus lugares de invernación.

Juan Martínez Dalmau, biólogo de GREFA y coordinador del proyecto de primillares en Madrid / SER Madrid Sur

En el caso concreto de la reserva más importante de la región, la del castillo de Puñonrrostro en Torrejón de Velasco, el descenso es aún más acusado, de 58 parejas se ha bajado a 14.

“Ocurre a nivel nacional, también en Andalucía y en Extremadura, pero no sabemos cuál es la causa por la que no regresan animales de África tras el invierno”, ha explicado Juan Martínez Dalmau, biólogo de GREFA y coordinador del proyecto de primillares en Madrid.

El cambio climático o el aumento de pesticidas son dos de los factores que se barajan como causantes, aunque las causas concretas no son claras.

“Estamos arrastrando las consecuencias de decisiones de años anteriores”, nos cuenta.

La bajada también es significativa en los primillares artificiales de Pinto (se ha pasado de 21 a 13) o Getafe (la artificial de Perales del Río pasa de 22 a solo tres y la de la iglesia del barrio tiene ahora un par), y se han extinguido en Fuenlabrada (Iglesia de San Esteban protomartir), Leganés (Iglesia de San Pedro Apóstol en Polvoranca) o en una yesera de San Martín de la Vega.

El único punto discordante son unas graveras en Ciempozuelos donde se ha aumentado de tres a diez en los últimos siete años.

El cernícalo primilla es una especie muy amenazada desde los años 50 pero a finales de los 90 se empezó a estabilizar la población en 300 parejas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?