Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 20 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Descoordinación y trabas administrativas

España señala a Europa; Europa señala a España. Lo que dan de sí los fondos para frenar la despoblación habrá que verlo con más perspectiva y tiempo, pero lo que es incuestionable en que la concentración de la población en ciudades está en alza

La falta de coordinación es, junto con las trabas administrativas, otra de los grandes problemas de la lucha contra la despoblación. La implantación de la banda ancha es uno de sus ejemplos, pero no el único.

La descentralización administrativa es lo que tiene, sobre todo cuando se trata de echar balones fuera. Siempre hay alguien por encima de alguien: municipios, comarcas, diputaciones, gobierno regional y de España o hasta Europa. Pero hasta Europa, responsable de fondos y criterios de reparto que pueden favorecer o lo contrario a esta lucha, mira más allá. La técnica Sara Bianchi explicaba a agentes económicos de la provincia de Teruel cuando fueron a pedir inversiones a Bruselas que "la Comisión nos ha dejado claro que el punto de inflexión, es decir, dónde se tiene que poner la mira, es más hacia Madrid y España y no tanto Europa".

España debe empujar y en cuestiones como las comunicaciones, vitales para la provincia más despoblada de Aragón, es clave. Sin embargo,  en España y en Aragón  tropezamos con más descoordinación. Para Vicente Pinilla, experto en despoblación y fundador del Centro de Estudios sobre la Despoblación y Desarrollo de Áreas Rurales, este es uno de los grandes handicaps de esta lucha.

La falta de coordinación tropieza con esa frase grandilocuente y tan politica de que la "despoblación es cuestión de Estado" y que sirve para más rotos que descosidos. Y, ojo, porque arrancamos ya año electoral. Aunque con poca gente, pocos votos y veremos lo que da de sí esta cuestión de Estado.

Lo que dan de sí estos fondos también habrá que verlo con más perspectiva y tiempo, pero Pinilla lo deja claro, que nadie se lleve a equivocos, la tendencia de concentración urbana es imparable y esto no lo revertirá. 

Según el Instituto Nacional de Estadística, Aragón acabará el año con poco más de 1,3  millones de habitantes, un millar menos que en el 2017.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?