Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 26 de Octubre de 2020

Otras localidades

Salud

Cómo tratar las úlceras por presión y consejos para hacerlo en casa

En la Escuela de Salud de la SER, tras conocer qué son las úlcera por presión y cómo prevenirlas, aportamos ahora una serie de consejos para su tratamiento

Una úlcera por presión es una lesión en la piel producida por una presión mantenida en una zona del cuerpo.

Una úlcera por presión es una lesión en la piel producida por una presión mantenida en una zona del cuerpo. / Getty Images

Las úlceras se conocen también como llagas o escaras y son lesiones que aparecen en la piel de los pacientes que están inmovilizados, encamados, que permanecen mucho tiempo sentados, etc. En un programa anterior de la Escuela de Salud, que coordina Beatriz Hernández, trabajadora social de la asociación Parkinson Cuenca, y que se emite los lunes cada quince días en Hoy por Hoy Cuenca, hablamos de la prevención de estas lesiones. Esta vez veremos cómo se tratan una vez han aparecido. Nos lo ha explicado Ángeles Molina, enfermera del Centro de Salud Cuenca I.

'Escuela de Salud' en Hoy por Hoy Cuenca. / Paco Auñón

En primer lugar debemos conocer a qué tipo de herida nos enfrentamos: no es lo mismo una lesión superficial, que una profunda. Y también debemos saber su origen, si es por demasiada presión sobre una zona, si por exceso de humedad, por ejemplo en la zona del pañal, etc. Sea cual sea su origen es importante avisar a la enfermera del Centro de Salud para que valore la

Importancia de la lesión. Es preferible acudir por una “tontería”, que avisar cuando la herida ya es profunda, ya que cuesta mucho más trabajo curarla.

Una vez que ha aparecido una úlcera nuestros objetivos serán:

-Que ésta no progrese hacia capas más profundas y podamos cerrarla cuanto antes.

-Que no aparezcan nuevas lesiones.

El profesional de enfermería elegirá el mejor tratamiento en función del tipo de lesión.

Habréis oído que se usan lo que se denominan como “parches”, aunque nosotros preferimos llamarlos apósitos. Tipos de apósitos hay muchos, aunque los más usados pueden ser los de espuma, ya que no sólo absorben los exudados propios de la herida, sino que tienen un efecto “amortiguador”, por su capacidad de aliviar la presión sobre la zona.

A lo largo de los años han ido apareciendo muchos tratamientos, cada vez más especializados, su enfermero de referencia sabrá cuál es el más adecuado para cada caso.

En general la cura de úlceras llevaría este proceso:

-Limpieza de la herida, normalmente con Suero fisiológico y gasas.

-Eliminación de esfacelos o necrosis, es decir de restos de tejidos muertos, que impiden el cierre de la herida.

-Evitar que aparezca infección en la zona, y si la hubiese poner los medios para solucionarlo.

-Una vez bien limpia la herida, procurar su cierre en el menor tiempo posible.

Uno de los puntos más importantes es la formación básica que deben tener los familiares y cuidadores de los pacientes, encaminada, sobre todo, a no cometer errores o desmontar teorías falsas sobre los cuidados de heridas.

QUÉ NO HACER EN EL CUIDADO DE ÚLCERAS:

-Evitar apoyar al paciente sobre la lesión.

-No usar cojines tipo flotador o rosco.

-No usar materiales tipo “piel de borreguillo”.

-No masajear la zona.

-No elevar la cama en un ángulo superior a 30º (cizalla).

-Evitar “arrastrar” al paciente para movilizarlo, se producen lesiones por fricción. Para ello es importante el uso de sabanillas entremetidas.

-No colocar a la persona sobre dispositivos clínicos, como sondas, drenajes...

-Tener cuidado al retirar el pañal, las cuñas, para no producir roces.

-NO ESTÁ ACONSEJADO USAR DOBLE PAÑAL. Se aumenta el calor, la sudoración, el paciente permanece más tiempo húmedo,...

Algunas cremas barreras para la zona del pañal, que contienen zinc, se retiran muy mal. Hay que evitar frotar, es mejor usar soluciones oleosas para limpiarlas.

-No se deben usar cremas ni gotas antibióticas sobre las heridas, salvo que lo recomiende el profesional sanitario.

-No se deben usar los jabones caseros hechos con sosa para limpiar la piel. Usar jabones de Ph neutro para la piel.

-Si se observa que los apósitos de curas están despegados o saturados de exudado, hay que cambiarlos. Avise a su enfermero, aunque no le toque ir.

La idea principal, como resumen, es que los cuidadores y familiares de la personas con úlceras o riesgo de padecerlas deben conocer cuáles son las medidas de prevención y los cuidados básicos de este tipo de lesiones y que los enfermeros somos las personas que mejor le podemos informar.

Abordar cuanto antes cualquier tipo herida facilitará su curación.

PÁGINAS WEB DE INTERÉS PARA CUIDADORES:

- GNEAUPP: Manuales para pacientes. Trípticos informativos. Documento de posicionamiento nº 14. (Herramientas para cuidadores de pacientes con heridas crónicas).

- Cursos formativos para cuidadores, información en escueladeheridas.org

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?