Miércoles, 23 de Septiembre de 2020

Otras localidades

Fallas

Cuando la globalización adelanta a la tradición churrera

Trabajador de Glovo preparando un envío de churros

Trabajador de Glovo preparando un envío de churros / Cadena SER

Las fallas huelen a pólvora y saben a churros y buñuelos con chocolate. No hay más que pasear por el centro de Valencia para encontrarse en cada esquina uno de esos puestos de masas fritas que, desde primera hora, 'atufan' a aceite frito las calles.

Trabajador de Glovo preparando un envío de churros / Cadena SER

Comerse los churros al acabar la fiesta en la verbena a las 04:00 horas de la madrugada con unas copas de más, pasear en familiar para ver fallas y descansar para disfrutar con una buena taza de chocolate y unos buñuelos o simplemente, quedar para merendar chocolate con churros, un plan en sí. Todo esto parece que está cambiando con la irrupción de aplicaciones móviles para pedir comida a domicilio. Ahora, desde casa podemos pedir, a través de nuestro 'smartphone' que un repartidor nos traiga los churros a casa.

Durante estos primeros día de fallas ya podemos ver a los primeros repartidores de Glovo comprando en los puestos de churros y buñuelos comida que van a acabar repartiendo a otros clientes. Quién sabe, igual es el principio del fin de una tradición.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?