Martes, 01 de Diciembre de 2020

Otras localidades

Tribunales

Alfonso Grau dice que los relojes fueron regalo familiar, pero no dice de quién

Es lo que ha asegurado durante su declaración como procesado en una causa en la que está acusado por cohecho y blanqueo de capitales

El ex primer teniente de alcalde de Valencia, Alfonso Grau a su llegada a lo juzgados en Valencia.

El ex primer teniente de alcalde de Valencia, Alfonso Grau a su llegada a lo juzgados en Valencia. / Europa Press TV - Europa Press (Europa Press)

A Alfonso Grau ya no le gustan los relojes. A quien fuera mano derecha de Rita Barberá en el Ayuntamiento de Valencia han dejado de gustarle desde que se le investiga por, presuntamente, aceptar dos relojes a cambio de contratas municipales. Relojes que luego cambió por otros de mayor valor blanqueando, presuntamente, dinero al abonar la diferencia en metálico. Pero él lo ha negado. Ha dicho que los relojes del lío se los regaló su familia y los devolvió porque no le gustaban... solo por eso.

Grau ha realizado estas afirmaciones ante el tribunal de la sección segunda de la Audiencia Provincial de Valencia durante su declaración como procesado en una causa en la que está acusado por cohecho y blanqueo de capitales al aceptar supuestamente esos relojes de lujo como regalos de un empresario que resultó adjudicatario de varios contratos del Ayuntamiento de València.

"Vengo siendo víctima de una persecución inmisericorde, al extremo tal de que entidades bancarias me han echado, una de ellas por riesgo reputacional. Como puede comprender -al fiscal-, no voy a meter a nadie de mi familia en la misma persecución".

La Fiscalía sostiene que el empresario Urbano Catalán, contratista del Ayuntamiento de València acusado únicamente de cohecho, regaló a Grau el 29 de diciembre de 2010 un reloj Breguet Classique, valorado en 13.520 euros y un Piaget Polo valorado en 11.575 euros el 28 de diciembre de 2011.

El político, supuestamente, devolvió el primero para comprar un Lange de oro de caballero por importe de 25.680 euros y el segundo para adquirir un Vachever Patrimony que costaba 16.825 euros, que pagó con la devolución de los relojes regalados más efectivo.

Y el empresario procesado junto a Grau, Urbano Catalán, también ha negado haber regalado nada a Grau, "ni a ningún político" -ha añadido- y como el propio ex vicealcalde ha indicado incluso que no se conocían hasta que arrancó el juicio. Que los relojes que compraba en la joyería Rabat eran para familiares, trabajadores de la empresa y socios. Que en contadas ocasiones regalaban a clientes o proveedores.

En sus declaraciones durante la vista ambos han insistido en que si Transvia, la empresa de Catalán, fue contratada por el ayuntamiento de Rita Barberá como sigue siendo contratada hoy por el ayuntamiento de Joan Ribó es porque es la mejor y la más barata. El martes las partes expondrán sus informes y el caso quedará visto para sentencia.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?