Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 08 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Cuatro universitarias vascas convertidas en empresarias

Han creado una asociación sin ánimo de lucro que trabaja en la sensibilización contra la mutilación genital femenina

La mutilación genital femanina (MGF) está reconocida internacionalmente como una violación de los derechos humanos de mujeres y niñas. En la Comunidad Autónoma Vasca, el número de personas provenientes de países en los que se practica la MGF es de cerca de 11.000 personas, y el colectivo de riesgo de niñas de entre 0 y 14 años proveniente de estos países es de unas 10.000 niñas. La mutilación está arraigada en 28 países del África subsahariana y Oriente Medio. Se estima que 125 millones de mujeres y niñas han padecido la práctica y más de 30 millones de niñas se encuentran en riesgo de ser mutiladas durante la próxima década.

Uno de los neceseres que elaboran para su venta / Allié Project

Cuatro estudiantes de primer año del grado LEINN (Liderazgo, Emprendimiento e Innovación en empresa) de Mondragon Unibertsitatea. En el grado han creado una asociación sin ánimo de lucro llamada DUIIT que nace con el objetivo de trabajar diferentes proyectos. Uno de ellos, Allié Project surge con la vocación de sensibilizar sobre la realidad de la Mutilación Genital Femenina. Para ello, van a elaborar estuches y neceseres de corcho y tela que pondrán a la venta. La mitad de los beneficios se va a destinar a Médicos del Mundo y la otra mitad la reinvertirán en su asociación. Mediante el crowfunding, se han marcado como objetivo lograr 3.000 euros que servirán para dar impulso al proyecto. Después, empezarán a fabricar sus productos en una empresa en Tarragona. Naia Parra e Ione Oyanguren, dos de las integrantes del equipo junto a Laia Polo y Mireia Arietaleanizbeaskoa, han explicado en A vivir que son dos días Euskadi que sus propios "valores están en la base de esta iniciativa".

La historia de Fátima

En Cadena SER Euskadi, ha contado su caso Fátima Djarra, natural de Guinea Bissau. A los cuatro años fue víctima de la mutilación "al igual que lo fueron mi madre, mi abuela...". Según ha contado, tiene consecuencias físicas con muchos dolores, muchos problemas de infecciones, puede provocar hasta la muerte en el parto, y también las niñas pueden morir en el mismo momento de practicar la mutilación. Además, acarrea muchas consecuencias psicológicas. Lo arrastras toda la vida".

Los beneficios se destinarán a tareas de sensibilización / Allié Project

Iratxe Pérez es voluntaria sanitaria y representante estatal del grupo de voluntariado de Mutilación Genital Femenina de Médicos del Mundo Euskadi. Para ella, es determinante el trabajo en red, es decir, el papel que centros educativos y sanitarios realizan tanto en la prevención como en la detección de esta práctica.

En Euskadi, existe una guía informativa en la que se insiste en la no estigmatización con un enfoque integral de la prevención, la protección y la provisión de cuidados.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?