Últimas noticias Hemeroteca

, 21 de de 2019

Otras localidades

El búnker del Saler será visitable

Los trabajos de limpieza y documentación del Búnker del Saler, más conocido como el Copón de Miaja, han finalizado con el descubrimiento de un corredor que no figura en los planos oficiales y que permitía conectar las dos galerías principales con el polvorín y la sala de máquinas. También se han hallado balas, latas de comida o componentes de la original instalación eléctrica

Los trabajos de limpieza y documentación del Búnker del Saler, más conocido como el Copón de Miaja, han finalizado con el descubrimiento de un corredor que no figura en los planos oficiales y que permitía conectar las dos galerías principales  con el polvorín y la sala de máquinas. También se han hallado balas, latas de comida o componentes de la original instalación eléctrica.

Es posible avanzar varios metros por las galerías que conectan con el espacio de seis metros de profundidad en el que estaba instalado el cañón defensivo. Y aunque estas aparecen bloqueadas por la arena, los arqueólogos piensan que se podría avanzar hasta llegar a los lugares de uso doméstico por los militares allí destinados.

Las paredes de las galerías albergan numerosos grafitis con dibujos irónicos, frases o nombres realizados entre 1939 y 1943.

Los trabajos de documentación del búnker darán paso a un proceso de rehabilitación para convertirse en un espacio visitable y para que entre a  formar parte de la línea de recuperación del patrimonio y valoración de los edificios que conforman la memoria democrática.

En las próximas horas, el búnker del Saler volverá a llenarse de arena para no causar posibles accidentes en el foso de seis metros.

El búnker se construyó en 1938 por orden del general republicano Miaja como medio defensivo de un posible ataque de tropas franquistas, italianas o alemanas por la costa. La estrategia de defensa republicana se centraba en la ubicación de líneas escalonadas desde la costa hacia el interior para evitar ataques sorpresa. Una de esas bases de protección era este búnker, que incluía cañones Vickers Amstrong de 381 mm. Estos cañones provenían del acorazado hundido Jaume I, popular por ser el encargado de transportar los restos mortales de Blasco Ibáñez a Valencia.

La construcción del búnker del Saler se llevó en secreto y llegó a movilizar a 8.000 trabajadores.

Fotogalería:

Cadena SER

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?