Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 18 de Julio de 2019

Otras localidades

El Marqués de Cerralbo

Enrique de Aguilera Gamboa (1845-1922) marqués de Cerralbo fue un adelantado a su época. Harto de la política y de los convencionalismos sociales, decidió en la última etapa de su vida dedicar todo su tiempo a la arqueología y la historia, sus verdaderas pasiones.

Ser marqués en el siglo XIX debía de ser del agrado de muchas personas. Si tienes la suerte de nacer en una buena familia y encima heredar una fortuna acompañada de un título, albricias. Nadie diría que no. Sin embargo Enrique de Aguilera Gamboa, marqués de Cerralbo, podemos considerar que fue una persona atípica. No renegó de la fortuna que le brindó la vida, tampoco es que dedicara su dinero a los más necesitados, que seguro también ayudó como muchos otros ricachones de la época. Sin embargo, dedicó su tiempo y dinero a algo que no solamente le llenaba desde el punto de vista intelectual a él mismo, sino también a las generaciones venideras.

 Padre de la arqueología madrileña

Este título que me acabo de inventar se le queda pequeño al bueno de don Enrique. Su trabajo en lugares como Torralba y Ambrona en la provincia de Soria, uno de los enclaves más importantes de la prehistoria peninsular, le abrieron las puertas al reconocimiento internacional en diferentes congresos. Sus publicaciones, que hoy podemos calificar como decadentes o atrasadas, en su época fueron punteras. El marqués de Cerralbo fue pionero en muchas técnicas arqueológicas allí por finales del siglo XIX o principios del XX como el uso de la fotografía, algo que muchos de sus compañeros no alcanzaban ni a imaginar. Por todo ello se codeó con verdaderos monstruos de la arqueología y de la prehistoria como el abate Breuil, un religioso francés que pasa por ser uno de esos referentes en la historia de la investigación científica de cuevas y útiles prehistóricos hace más de cien años.

El legado del Marqués de Cerralbo se sintetiza perfectamente en su casa museo que hoy podemos ver en la calle Ventura Rodríguez de Madrid. Por pocos euritos disfrutaremos de una maravillosa casa palacio de finales del XIX construida siguiendo la moda de las casas europeas levantadas para ser vivienda y galerías de arte, y al mismo tiempo disfrutaremos de una espectacular colección arqueológica que, para colmo y mayor satisfacción del que esto escribe, también cuenta con piezas egipcias. Lo tiene todo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?